Guerra del Peloponeso

Wednesday, January 21, 2009

La Guerra del Peloponeso fue una lucha fratricida de la antigua Grecia que duró veintisiete años, de 431 al 404 antes de Cristo, entre la Liga de Delos, conducida por Atenas, y la Liga del Peloponeso conducida por Esparta. El desarrollo político y económico alcanzado por Atenas tenía que chocar contra la hegemonía ejercida por la poderosa Esparta.

Los antecedentes de la Guerra del Peloponeso yacían en las hondas diferencias: a) políticas: la rivalidad entre las ciudades jónicas apoyadas por Atenas, y los gobiernos aristocráticos de los estados dóricos dominados por Esparta; b) económicas: la expansión comercial de Atenas lesionaba intereses Espartanos; c) el descontento de los aliados de Atenas por el trato arbitrario a que eran sometidos y la ya tradicional rivalidad entre jonios y dorios.

Al estallar la Guerra del Peloponeso, Atenas, que dominaba las ciudades portuarias o marítima, basaba su poderío en su flota, considerada la mejor de Grecia. Esparta, en cambio, que encabezaba las ciudades del interior, basaba su fortaleza en su altamente entrenado y poderoso ejército de hoplitas.

La causa inmediata de la Guerra del Peloponeso fue la ayuda que prestó Atenas a la ciudad de Corcira sublevada contra su metrópilis, Corinto. Esta presentó su protesta ante la Liga del Peloponeso, la cual exigió a los atenienses que retiraran su protección a Corcira y permitieran el libre comercio a la ciudad de Megara, pero Atenas se negó. La guerra comprende tres períodos: 1) Guerra de los diez años (431-421 a. C.) que se inicia con la invasión al Atica por los Espartanos; 2) un período de siete años (421-414 a. C.) de aparente calma donde se destaca la expedición a Sicilia; 3) la Guerra de Decelia, que termina con la victoria de Esparta y el agotamiento general de toda Grecia.

Guerra de los diez años

La lucha fue iniciada por los espartanos y sus aliados, quienes invadieron el Atica y arrasaron las viviendas y los sembrados. Los habitantes debieron refugiarse en Atenas, ciudad que fue azotada por una peste y causó numerosos muertos, entre ellos Pericles. El ateniense Cleón fue elegido estratego y debió marchar hacia el norte para recuperar Anfípolis, tomada por el general espartano Brasidas. Cleón fue derrotado por el enemigo y pereció en la lucha. Luego de este episodio ambos adversarios decidieron firmar la paz de Nicias.

La expedición a Sicilia

Al poco tiempo llegó al poder en Atenas un joven audaz pero caprichoso llamado Alcibíades. Partidario de la guerra, inició una violenta prédica que terminó con el envío de una expedición para atacar a Siracusa que era la colonia espartana de Sicilia.

La armada zarpó en el año 415 a. C. y la dirigían tres militares, uno de ellos Alcibíades. Al llegar a destino los jefes atacantes no se pusieron de acuerdo y perdieron un tiempo valioso que fue aprovechado por los espartanos para enviar una flota al mando de Gilipo.

Finalmente los atenienses fueron derrotados. El desastre provocó gran conmoción en el mundo griego. Desde ese momento Atenas abandonó sus deseos de conquista y sólo trató de salvar us existencia como estado independiente.

Guerra de Decelia

En el año 413 a. C. los espartanos desembarcaron nuevamente en el Atica y se establecieron en Decelia, a 24 kilómetros de Atenas. Allí construyeron una fortaleza y dejaron una fuerte guarnición encargada de obstaculizar el comercio de su enemigo y devastar los alrededores. Los atenienses vencieron en la batalla naval de las islas Arginusas, pero los espartanos triunfaron en Egospótamos. Esta victoria decidió la Guerra del Peloponeso. Los espartanos sitiaron a Atenas que sin flota no pudo resistir. Finalmente aceptaron las duras condiciones de paz propuestas por el jefe espartano Lisandro (404 a. C.).


La Guerra del Peloponeso provoco el agotamiento de las ciudades griegas y el hundimiento del mundo griego. La democracia ateniense cayó ante una Esparta mucho más militarizada. Además, la visión que da Tucídides sobre las motivaciones de los contendientes es mucho más profunda con respecto a cualquier otra guerra de la antigüedad.