Los Caldeos

Wednesday, January 7, 2009

Los Caldeos eran originalmente un pueblo de pastores nómades semitas que por un periodo fueron tributarios de los Asirios. Eliminado el yugo asirio, los Caldeos se adueñaron de toda la Mesopotamia. Su rey más importante fue Nabucodonosor, quien llegó con sus tropas victoriosas hasta las cercanías del mar Mediterráneo. Ante una rebelión del rey de Judea, arrasó a Jerusalén y llevó prisionero a sus pobladores a Babilonia, donde permanecieron en cautiverio por espacio de cuarenta y ocho años.

Aprovechando la mano de obra barata de los cautivos, Nabucodonosor se preocupó de embellecer y fortificar las ciudades caldeas, en especial Babilonia, la que después de la reconstrucción fue llamada "la reina de Asia."

El imperio Caldeo entró en decadencia después de la muerte de Nabucodonosor II. En 555 antes de Cristo ocupó el trono el rey Nabonid, quien deseoso de contrarestar el poder de Ciro, rey de Persa, se alió con los reyes de Lidia y Egypto. La suerte de las armas le fue adversa y Nabonid debió huir, dejando la defensa de Babilonia a su hijo Baltasar. Pero éste fue sorprendido por el ejército de Ciro, quien fue favorecido por la traición de los sacerdotes. Ciro irrumpió sin lucha en la ciudad en 538 antes de Cristo. El rey de los Caldeos, Baltasar, fue ajusticiado y el imperio caldeo pasó a ser una provincia persa.