Fusil

Friday, February 13, 2009

El fusil es un arma de fuego de largo alcance, cañon largo, y culata, para ser disparado desde el hombro. Lo que hace esta arma de guerra diferente de su antecesor, el mosquete, es su cañon con estrías helicoidales, las cuales imparten al proyectil un movimiento rotatorio alrededor de su eje horizontal. Esto le da al mismo precisión y alcance.

El fusil dispara proyectiles de forma ojival, con el extremo anterior generalmente terminando en punta. Esta forma, sumada al movimiento rotatorio que imparten las estrías del cañon del fusil, disminuye la fricción o rozamiento con el aire del proyectil, otorgándole penetrabilidad no solamente en la masa gaseosa de la atmósfera, sino que también en la masa sólida del blanco a disparar. A diferencia del mosquete, el fusil se recarga por la recámara y no por la boca del cañon del arma.

La primer arma de fuego de alcance largo con las caraterísticas que hacen a un fusil fue el fusil Dreyse (Dreyse Zündnadelgewehr), diseñado por el armero prusiano Johan von Dreyse en 1836 y entró en servicio en el Ejército Prusiano en 1848. Las primeras armas largas con estrías diseñadas a principios del siglo XIX aún se las cargaban por la boca del cañón; era algo muy complicado y peligroso, ya que los proyectiles todavía eran redondos y había que ponerlos a presión. Pero Dreyse diseño su fusil para ser cargado por la recámara del arma, la cual estaba dotada de una aguja percutora. El proyectil era ya de forma cilíndrica y estaba contenido en un cartucho o casquillo de papel donde se alojaba la pólvora con una base plana donde estaba contenido el fulminante en el cual la aguja percutora percutía para encender e inflamar la pólvora. La gran presión ejercida por los gases, producto de la combustión, impulsaba el proyectil a través del cañón.

Si el fusil Dreyse es el padre de los fusiles de perno y cerrojo (Mauser, Springfield, Level, Remington, etc.), el fusil alemán Sturmgewehr StG44, diseñado durante la Segunda Guerra Mundial es el padre del fusil de asalto moderno. Este fusil calibre 7,92 tenía un cargador desmontable de 30 proyectiles y operaba a gas, es decir, utilizaba, como los fusiles de hoy, parte del gas de la combustión para impulsar hacia atrás el conjunto de corredera y cerrojo, lo cual permitía la eyección de la baina vacía y el alojamiento de un nuevo proyectil en la recámara desde el cargador.