Pages

Tuesday, February 3, 2009

La Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial fue un conflicto armado que estalló en Europa a principio del siglo XX y alcanzó escalas mundiales. También conocida como la Gran Guerra o Guerra del 14, este conflicto armado tuvo lugar entro los años 1914 y 1918, y tuvo como protagonistas a Inglaterra, Francia, Italia, EEUU, y Rusia por un lado, y Alemania, el imperio Austro-Hungaro, y Turquía por el otro.

La Primera Guerra Mundial tuvo dimensiones surrealistas debido al gran número de bajas en ambos bandos y a las encarnizadas batallas luchadas en el transcurso de cuatro años. Se estima que unos 10.000.000 (diez millones) de personas murieron hasta la firma del armisticio, en noviembre de 1918. Esto se debe a la irrupción en Europa de nuevas armas, no vistas en conflictos anteriores, desarrolladas como consecuencia de la Segunda Revolución Industrial. Es por eso que podríamos decir que este enfrentamiento armado fue una guerra de tipo industrial, la cual produjo un cambio en las tácticas militares tradicionales que se basaba en el uso masivo de la caballería como arma ofensiva y de golpe de gracia al enemigo para finalizar una batalla.

Entres las nuevas armas figuran los nuevos obuses con retroceso de mucho milimitraje capaz de alcanzar más de 10 km, las nuevas granadas de mano, fusiles de mayor precisión y alcance como el Mauser alemán y el Lee-Enfield inglés, tanques de guerra, y sobre todo las ametralladoras, la cual aniquiló y sacó a la caballería del campo de batalla. Esta arma escupe fuego, picadora de carne, forzó a los generales a dejar de lado los avances frontales de caballería y infantería, y cabar largas y profundas trincheras como lineas defensiva con alambres de púa y otros obtáculos en el frente.


Causas de la Primera Guerra Mundial

1) La Paz Armada: se llama así al período que caracterizó a la segunda revolución industrial de la segunda mitad del siglo XIX hasta el inicio de las hostilidades en 1914, con una carrera armamentista y roces diplomáticos entre Inglaterra y Alemania, Francia y Alemania, e Inglaterra y Austria-Hungría. En este período no solamente se inventó el telégrafo, la electricidad, el automóvil de combustión interna, y el teléfono, sino también los acorazados (barcos blindados de muchos tonelajes de vapor o de motor diesel), los submarinos, y los aviones.

2) El sistema de alianzas: aunque las raíces más profundas de la Primera Guerra Mundial se encuentran en la historia européa misma, el orígen más reciente lo podemos encontrar en el sistema de alianzas que dividió a Europa en dos campos armados antes de 1914. El canciller alemán Otto von Bismarck creó la Triple Alianza en 1882 cuando firmó tratados con el imperio Austro-Hungaro e Italia, los cuales establecía la ayuda mútua en caso de ataque por parte de Francia o Rusia. Esto hizo que éstas dos últimas naciones firmaran un pacto defensivo en 1894, al cual se le sumó Inglaterra en 1904 cuando Alemania estableció buenas relaciones diplomaticas con Turquía y la Republica de los Boers (Sud-Africa). Este pacto entre Inglaterra, Francia, y Rusia se llamó la Triple Entente. En este acuerdo de ayuda mútua, Francia reconocía los intereses británicos en Egipto, e Inglaterra aceptaba la intervención francesa en Marruecos. Aunque la Triple Alianza era más fuerte en los papeles que la Triple Entente, porque incluía ayuda militar directa, tenía sin embargo un miembro que no estaba sastifecho, Italia, la cual se unió a la Triple Entente de Inglaterra, Francia, y Rusia, momentos antes de la guerra debido a una diferencia limítrofe con Austria.

3) Nacionalismo: en la Guerra de los Treinta Años del siglo XVII, Francia usurpó a Alemania la Alsacia y la Lorena (los cuales fueron recuperados por los prusianos para Alemania despues de la guerra Franco-Prusiana de 1870-1871). Dos siglos después, en 1805, la invasión napoleónica a Alemania no solamente destruyó el Sacro Imperio Romano-Germánico, sino que también produzco grandes devastaciones en los pueblos y en la campiña alemana cuando los cientos de miles de soldados franceses cometieron todo tipo de desmanes, matando a sus granjeros y violando a sus mujeres e hijas. Esto creó un hondo resentimiento en la población alemana y dió lugar al Romanticismo Alemán, el cual fue altamente nacionalista.

4) El asesinato del Archiduque Francisco Fernando: fue el acontecimiento detonante de la Primera Guerra Mundial. El sobrino del Emperador Francisco José, y heredero al trono de Austria-Hungria, Francisco Fernando se encontraba de visita oficial con su esposa Sofía en Sarajevo, capital de la provincia austro-húngara Bosnia Herzegovina, cuando a las 11:00 AM, del 28 de Junio de 1914, un estudiante nacionalista serbio Gavrilo Princip abrió fuego con su arma, hiriendo mortalmente a Francisco Fernando y a su esposa Sofía mientras éstos se desplazaban lentamente en su automóbil sobre el Puente Latino. Comprobandose que oficiales serbios sabían de antemano del asesinato, el Imperio Austro-húngaro exigió, con el apoyo del Imperio alemán, investigar en territorio serbio, ya que consideraba que la organización paneslavista Mano Negra tenía conexión con Gavrilo Princip. El Imperio Austrohúngaro dio un ultimátum el 28 de julio a Serbia, que no aceptó todas las condiciones impuestas. El ataque austrohúngaro activó las disposiciones previstas por el sistema de alianzas.


Estallido de las hostilidades

Rusia apoyó a Serbia iniciando movilización general de sus tropas sobre la frontera de Austria-Hungría. Alemania que apoyaba a Austria, después de haber recibido repuestas insatisfactorias a sendos ultimátum enviados a Rusia y a Francia, declaró la guerra a ambos paises; el 1 de Agosto a Rusia y el 3 de Agosto de 1914 a Francia. Inglaterra se mantuvo neutral hasta el momento en que Alemania invadió territorio Belga, entonces le declaró la guerra a Alemania.

Siguiendo el Plan Schlieffen, el ejército alemán, al mando de Alexander von Klück y Karl von Bülow, penetra en territorio belga el 4 de agosto de 1914 para invadir Francia, lo que provocó la declaración de guerra al Imperio alemán por parte del Imperio Británico, que era garante de la soberanía belga. La primera batalla en Bélgica fue el asedio de Lieja, que duró del 5 de agosto al 16 de agosto.

Después de haber invadido Bélgica, Luxemburgo y el bosque de las Ardenas, el ejército alemán avanzó en la segunda mitad de agosto hacia el interior del norte de Francia, donde se encontraron con el ejército francés, bajo el mando de Joseph Joffre, y las primeras divisiones de la Fuerza Expedicionaria Británica, a las órdenes de Sir John French. Inmediatamente se libraron varias batallas conocidas en conjunto como la Batalla de las Fronteras. Las batallas principales fueron la Batalla de Charleroi y la Batalla de Mons. Seguidamente se produjo una retirada general de los franceses e ingleses, dando como resultado más enfrentamientos.

En un avance arrollador, el ejército alemán llegó a menos de 70 kilómetros de París, pero en la Primera Batalla del Marne del 6 al 12 de septiembre de 1914, las tropas francesas y británicas consiguieron detener su avance hacia el interior de Francia. Luego el ejército alemán se replegó hacia el norte del río Aisne y se atrincheró, estableciendo un frente occidental estático que perduraría tres años. Tras esta retirada alemana, ambas fuerzas intentaron flanquear a la otra en la carrera hacia el mar, y extendieron rápidamente su sistema de trincheras desde el Canal de la Mancha hasta la frontera con Suiza. La Primera Batalla del Marne frustró el plan alemán de una guerra rápida a su favor en el frente occidental para luego enfrentar a los rusos en un segundo frente.

Mientras tanto, Austria-Hungría fracasó en su intento de tomar Belgrado, lo cual lograría después con ayuda alemana, en agosto del 1915. Rusia invadió Prusia Oriental, pero los generales de estado mayor prusianos Hindenburg y Ludendorff los batirán contundentemente en las batallas de Tannenberg y de los Lagos Masurianos.


Guerra de trincheras

El equilibrio de fuerzas y las formidables armas facilitaron enormemente la defensa frente al ataque e impusieron la estabilización del frente. Los soldados colocaron decenas de kilómetros de alambradas y minas entre el Mar del Norte y Suiza. Un asalto presentaba tal desventaja frente al adversario que los ataques aliados fueron infructuosos y Alemania pudo resistir a pesar de combatir en dos frentes. Las condiciones sanitarias y humanas para los soldados eran muy crudas y las bajas elevadísimas. Los contendientes tuvieron que recurrir a la leva en masa; en este aspecto Alemania tenía la ventaja de su población numéricamente superior a la de Francia.

En 1915, después de una fracasada ofensiva de parte de los franceses e ingleses al mando de Joseph Joffre, el Jefe de Estado Mayor Alemán, Erich von Falkenhayn propuso al Kaiser atacar Verdún, plaza fuerte e impenetrable según la propaganda francesa, pero que estaba en posición delicada por no poseer un camino o vía férrea para su reabastecimiento. Él esperaba que su caída debilitaría la moral de los soldados franceses. La idea era liquidar un gran número de tropas enemigas a un costo mucho menor en vidas germanas; desangrar a Francia. El 21 de febrero de 1916, el ataque se inició con la artillería bombardeando intensamente las posiciones aliadas. Los alemanes avanzaron poco, pero las pérdidas francesas fueron enormes. El 25 de febrero, el General Langle de Cary decidió renunciar. Pero el mando francés pensaba que no debían permitirse perder Verdún y nombró en su lugar a Philippe Pétain, quien organizó una serie de violentos contraataques. Los alemanes transformaron esta batalla de frente reducido en una larga y encarnizada batalla; la Batalla de Verdún se extendió hasta diciembre de 1916.

Los ingleses desataron una gran lucha paralela con la Batalla del Somme el 1 de julio de 1916, a fin de dividir las tropas alemanas y reducir la presión sobre Francia en Verdún. Los alemanes retrocedieron escasos kilómetros, pero en orden. Al final, el frente casi no se modificó ni en Verdún ni en el Somme, pese a los centenares de miles de bajas. La guerra era total.

Para abrir una vía directa y apoyar a sus aliados rusos en problemas, los Aliados decidieron atacar Turquía. La campaña de los Dardanelos fue desatada por los ingleses, a sugerencia de Winston Churchill, para controlar el estrecho de los Dardanelos, lo que permitiría a Francia y al Imperio Británico revitalizar a Rusia, neutralizar Turquía y encerrar a los imperios centrales. El plan comenzó con el despliegue de una imponente flota inglesa y el desembarco de tropas Australianas e Inglesas en Gallípoli, pero los turcos se defendieron con una decisión inesperada, favorecidos por su posición alta en las colinas y acantilados. Los aliados no consiguieron penetrar por sorpresa en el Imperio Otomano y fracasaron en las sucesivas ofensivas. Después de unos meses de inútiles tentativas, el mando inglés decidió evacuar Gallípoli.


Guerra en el mar

Con una importante flota de submarinos, los alemanes intentaron imponer un bloqueo completo al Reino Unido y Francia, interceptar el apoyo de sus colonias y romper las rutas de aprovisionamiento entre América y Europa. A mediados de 1916 la Royal Navy Británica se encontró con la flota alemana en la península de Jutlandia, el único combate entre las dos grandes flotas. Los alemanes tenían como objetivo impedir el abastecimiento británico desde Noruega. La batalla comenzó el 31 de mayo y duró 80 minutos. No hubo un total ganador, ya que la Royal Navy perdió más hombres y naves, pero los alemanes no pudieron romper el bloqueo y tuvieron más buques dañados.

Frente sur

En 1915 Italia se une a los Aliados y ataca a Austria. Sin embargo, una larga serie de ofensivas sobre el río Isonzo fracasa. En 1917, son los austro-húngaros, reforzados por tropas alemanas, los que baten duramente a los italianos en Caporetto. Este desastre casi saca a Italia de la guerra, pero el frente se estabiliza sobre el río Piave. El general Armando Diaz reemplaza al general Luigi Cadorna, organiza al ejército italiano, y realiza una contraofensiva que culmina decisivamente en la Batalla de Vittorio Veneto de 1918 y la victoria definitiva de los italianos sobre los austríacos.


Cambios en el conflicto

En 1917 los Estados Unidos entra en la Primera Guerra Mundial, lo que le dio a los franceses e ingleses oxígeno ya que podían contar con tropas frescas. El torpedeo y el hundimiento del RMS Lusitania en 1915, por un submarino de la flota alemana como parte de una política irrestricta de guerra submarina, donde murieron 128 estadounidenses, había provocado una viva reacción en Estados Unidos, que se preparó para entrar oficialmente en guerra al lado de los aliados en 1917. Pero debía prepararse y entrenarse para estar a la altura de los ejércitos europeos. En febrero de 1917, la marina británica decifró el código diplomático alemán. Los británicos interceptaron una propuesta de Berlín a México para que este se una a Alemania como aliado en contra de EEUU. La propuesta sugería que si EEUU entrase a la guerra a lado de los aliados, México debía declarar la guerra a EEUU. Esto evitaría que EEUU despliegue tropas en Europa y le daría a Alemania más tiempo en su campaña de guerra submarina irrestricta para estrangular la arteria vital de suministros británicos. A cambio, Alemania prometía apoyo a México en su reclamo de Arizona y Texas. Cuando los británicos revelaron el telegrama, los EEUU declararon la guerra a Alemania en abril de 1917.

También en 1917 estalla la revolución bochevique. El Zar Nicolás II fue depuesto y asesinado con toda su familia. Los bolcheviques tomaron el control total y firmaron el armisticio con los imperios centrales en el mes de diciembre, después de la Paz de Brest-Litovsk, que fue negociada por León Trotsky, en marzo de 1918. Para obtener esta paz consintieron enormes sacrificios económicos y territoriales. Además, Alemania ocupó Polonia, Ucrania, Finlandia, los países bálticos y una parte de Bielorrusia. El Reich aprovechó esta victoria para enviar casi todo su ejército oriental al frente occidental e intentar obtener una victoria rápida antes de la llegada masiva de los estadounidenses. Era su baza definitiva, ya que Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía daban muestras de desaliento ante las mayores reservas financieras y de hombres de los Aliados.


Desenlace de la guerra

Reforzados por las tropas provenientes del frente este, los alemanes ponen todas sus fuerzas en su última ofensiva, la Ofensiva de Primavera de 1918 (Kaiserschlacht en alemán), nombrada por el General Erich Ludendorff con el nombre clave Michael. La Ofensiva de Primavera comenzó el 21 de marzo de 1918, sobre el río Somme, en Flandes y en Champagne, y se extendió hasta el 5 de abril, aunque con el final de esta los alemanes continuaron con una serie de cuatro ofensivas más hasta el 17 de junio. En Operación Michael, los alemanes usaron tácticas de infiltración, infiltrando tropas altamente entrenadas en puntos débiles para penetrar detrás de las líneas enemigas. Pero, mal alimentadas y cansadas, las tropas alemanas no pudieron resistir la contraofensiva de Foch y fallan frente al objetivo final: París, quedando a 120 km de la capital gala.



El General Foch comanda sus tropas francesas y estadounidenses hacia la victoria con la Segunda Batalla del Marne. Los primeros tanques británicos entran en escena y la superioridad aérea aliada es evidente. Los alemanes comienzan lentamente a ceder territorio tomado. El 8 de agosto un ataque aliado cerca de Amiens tiene éxito y rompe el frente germano: los aliados penetran en Bélgica. El Alto Mando pide al brazo político iniciar inmediatamente negociaciones de paz. Cunde la convicción de que la guerra está perdida. El Reich está en una situación desesperada: se ha quedado sin aliados, su población civil sufre draconianas restricciones, su ejército está al límite, sin reservas y desmoralizado. Ludendorff y Hindenburg son partidarios de la capitulación inmediata, pues creen que el frente se derrumbará en cualquier momento.

Después de una revolución obrera en Berlín, el Kaiser Guillermo II huye a Holanda. El gobierno de la nueva República alemana firma el armisticio de Rethondes el 11 de noviembre de 1918. La guerra ha terminado con la victoria de los Aliados.


Tratado de Versalles

El tratado de Versalles fue firmado el 28 de junio de 1919 entre los aliados y Alemania. Fueron tan duras y severas las condiciones impuestas por los aliados (sobre todo los franceses) a los alemanes, que más que un tratado de paz, el tratado de Versalles parecía un pacto de venganza para desmembrar a Alemania, sacarla de la escena económica y política y anularla como nación. Esto tuvo consecuencias profundas en el pueblo alemán que exacerbó aun más el nacionalismo y abrió el camino a un líder carismático que surgió como cabo de infantería de las sangrientas trincheras del Somme.

Por este tratado Alemania perdió extensos territorios, en el este para dar a Polonia un corredor hacia el mar (el Corredor polaco), en el sur, los aliados le usurparon un gran trozo de territorio para la creación de Checoslovaquia. También pierde definitivamente la Alsacia y la Lorena en el oeste arrebatadas por Francia. Al mismo tiempo Alemania fue desmilitarizada, confiscadas sus colonias, supervisada, condenada a pagar enormes compensaciones y tratado como responsable del conflicto. Este tratado produjo gran amargura entre los alemanes y fue la semilla inicial para el próximo conflicto mundial.