Max Hoffmann

Tuesday, February 10, 2009

Max Hoffmann fue un general y estratega del Ejército Alemán durante la Primera Guerra Mundial. Se lo considera el arquitécto de la gran victoria del 8º Ejército Alemán en la Batalla de Tannenberg contra los rusos en el frente oriental y uno de los más talentosos oficiales del alto mando alemán.

Max Hoffmann nació en Homberg, Alemania, el 25 de enero de 1869. Estudió en la Academia Militar Prusiana y se enlistó en el Ejercito Prusiano en 1887. Hoffmann también concurrió al Colegio del Estado Mayor y se graduó en 1889. Pasó seis meses en Rusia como intérprete; luego pasó cinco años en el Estado Mayor Prusiano en la sección de asuntos rusos y se le enconmendó la tarea de averiguar el plan ruso de ataque en una eventual guerra contra Rusia. Hoffmann también sirvió como observador militar durante la Guerra Ruso-Japonesa.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Max Hoffmann era jefe auxiliar del Estado Mayor del 8º Ejército Alemán en Prusia del Este. Durante los primeros meses de la Gran Guerra, el 8º Ejército era la única unidad militar alemana para defender Prusia del Este en caso de ataque ruso. El resto del Ejército Alemán estaba desplegado masivamente en el frente occidental para sacar a Francia fuera de la guerra. Debido a esto, el 1º y 2º Ejército Ruso ganó la primer batalla en el Frente Oriental, la Batalla de Gumbinnen.

El sorprendido comandante del 8º Ejército, Maximilian von Prittwitz, ordenó la retirada, abandonando a Prusia del Este a su suerte. Esto provó que el alto mando alemán lo reemplazara por Paul von Hindenburg y Erich Ludendorff. En el interim los dos ejércitos rusos se habían separados tanto el uno del otro que si uno de ellos era atacado, el otro no tenía el tiempo suficiente como para defenderlo. Max Hoffmann sabía esto debido a los mensajes de radio que interceptados. Entonces diseñó un plan para envolver al 2º Ejército en el sur, el cual fue llevado a cabo por Paul von Hindenburg quien derroto a al 2º Ejército Ruso en la Batalla de Tannenberg. Luego el 8º Ejército Alemán volvió hacia el noreste y derrotó al 1º Ejercito Ruso en la Batalla de Los Lagos Masurianos.

Max Hoffman ascendió a Jefe de Estado Mayor en el frente oriental bajo bajo el mando del Príncipe Leopoldo de Bavaria cuando Paul von Hindenburg y Ludendorff retornaron a Berlín en 1916. Después de la Revolución de Febrero de 1917, el nuevo gobierno ruso a cargo de Alexander Kerensky lanzó una ofensiva a lo largo de un frente de 60 km. Max Hoffmann ordenó retroceder momentaneamente para luego lanzar una contraofensiva fulminante que derrotó a los rusos y las tropas alemanas pudieron llegar hasta Riga. Esto debilitó fatalmente al gobierno de Kerensky quien fue depuesto por los Bolcheviques en el mismo año. El nuevo gobierno firmó la paz con Alemania en el Tratado de Brest-Litovsk.

En sus memoria de postguerra, Max Hoffmann criticó a Paul von Hindenburg y a Erich Ludendorff, quienes había obtenido todo el crédito por las victorias de Tannenberg y Los Lagos Masurianos. Victorias obtenidas con estratégicas diseñadas por él. Max Hoffmann murió en Bad Reinchenhall el 8 de julio de 1927.