Tercera Batalla de Ypres

Saturday, February 14, 2009

La Tercera Batalla de Ypres, también conocida como la Batalla de Passchendaele, fue una batalla de la Primera Guerra Mundial donde se enfrentaron los ejércitos aliados de Inglaterra y Francia contra el Ejército Alemán entre el 31 de julio y el 10 de noviembre de 1917, cerca del pueblo belga de Ypres. La batalla consistió en una serie de operaciones militares en la cual las tropas aliadas, bajo el mando del General Douglas Haig, atacó al Ejército Alemán. Se luchó por el control de Passchendaele, cerca del pueblo de Ypres, Flandes Occidental, Bélgica.

El comandante del Ejército Francés Robert Nivelle pensaba que la mejor estrategia para quebrar las líneas alemanas y obtener una victoria rápida, después de la fallida ofensiva británica en el Somme del año anterior, era un ataque concentrado de fuerzas francesas en el frente occidental para la primavera de 1917. El plan militar de Nivelle fue acceptado por los británicos. Sin embargo la ofensiva de Nivelle terminó en forma desastrosa en mayo de 1917 con amotinamientos generales en el Ejército Francés. Entonces el mariscal de campo, comandante del Ejército Expedicionario Británico, el General Douglas Haig preparó una gran ofensiva en Flandes, Bélgica.

En enero de 1917, la ofensiva en Flandes fue aprobada por el gabinete británico. Ypres era la única ciudad de Bélgica que no estaba en manos de los alemanes y se había convertido en un importante símbolo político. Si los alemanes capturasen Ypres, los puertos del Canal de la Mancha se verían amenazados y, por ende, las líneas de abastecimientos británicas. De modo que era imperioso empujar a las tropas alemanas para alejarlas de Ypres y al mismo tiempo tratar de capturar las bases de submarinos alemanas que se encontraban en los puertos belgas dentro del territorio invadido por los alemanes y de donde la Marina de Guerra Alemana lanzaba su campaña submarina irrestricta contra los barcos que aprovisionaban a los ingleses.

Después de un ataque exitoso en el cerro Messines el 7 de Junio de 1917 por parte de los británicos bajo el mando del General Hebert Plumer, la Tercera Batalla de Ypres fue iniciada por el 5º Ejército Británico al mando de Sir Hubert Gough, el cual estaba reforzado por una unidad del 2º Ejército con un total de doce divisiones.

El ataque comenzó el 31 de julio a las 03:50 horas de la mañana, el cual fue precedido de un intenso bombardeo de unos 3.000 obuses los cuales dispararon 750.000 proyectiles. Este intenso bombardeo advirtió al 4º Ejército Alemán de un eventual ataque masivo, quitándole a la ofensiva, de esta manera, el elemento de sorpresa.

Cuando la ofensiva se desató en un frente de 18 km, el 4º Ejércitio Alemán estaba ya preparado para contener el avance británico en las cercanías de la Ruta Menin y restringió a los aliados a sólo pequeños avances con gran número de bajas. De la misma forma, los franceses fueron detenidos al norte por el 5º Ejército Alemán al mando de Max von Gallwitz.

Los nuevos intentos británicos de renovar la ofensiva en el curso de los siguientes días fueron severamente impedidos por las lluvias torrenciales que hicieron del terreno un fangal pantanoso, donde las piezas de artillería y los primeros tanques quedaron atrapados. El avance de la infantería también se vió restringido. Irónicamente, la intensidad del bombardeo preliminar destruyó el sistema cloacal y de drenaje, agravando más aún la situación. De esta manera, la Tercera Batalla de Ypres, con el campo de batalla llenos de cráteres con agua y los muertos diseminados en el fango, tenía un aspecto surrealista.

Debido a esto, no se realizaron ninguna ofensiva por parte de los aliados hasta el día 16 de agosto cuando comenzaron cuatro días de intensos combates donde los británicos obtuvieron pequeñas ganancias territoriales pero con grandes bajas en sus filas. Desatisfecho con el rendimiento de Sir Hubert Gough, el comandante británico Douglas Haig lo reemplazo por Hebert Plumer en el mando del 5º Ejército Británico. En vez de fuertes ofensivas para romper las líneas alemanas, el nuevo comandante del 5º Ejército era partidario de ataques reducidos para ir ganando lenta y progresivamente terreno a los alemanes.

Los ataques se renovaron el 20 de septiembre de 1917 con la Batalla del Puente de la Ruta Menin. Este fue seguido por la Batalla del Bosque de Poligon el 26 de septiembre, luego la Batalla de Broodseinde el 4 de octubre. Estos avances hicieron que los británicos tomaran posición del cerro al este de Ypres. Alentado por las pequeñas ganancias territoriales de Plumer, Douglas Haig decidió continuar la ofensiva hacia el Cerro Passchendaele, a diez kilómetros de Ypres. Haig creía erroneamente que las líneas alemanas estaban a punto de colapsar.

Los atacantes aliados estaban muy agotados, y las reservas alemanas que fueron enviadas del frente oriental habían reforzado la defensa del cerro. En cuya defensa los alemanes utilizaron por primera vez el gas mostaza. Douglas Haig no quería admitir el fracaso de la gran ofensiva para quebrar las líneas alemanas y tomar los puertos en manos de los alemanes. Prosiguió con el ataque y logró tamar el pueblo de Passchendaele el 6 de noviembre, pero solo temporariamente debido a un contraataque alemán y a las gran cantidad de soldados caidos. De esta manera Haig detuvo la ofensiva definitivamente, retirandose de Passchendaele.

La Tercera Batalla de Ypres fue, como las anteriores, un costoso ejercicio militar donde no hubo ganancia significativa de terreno. La Fuerza Expedicionaria Británica sufrieron 310.000 bajas; los alemanes 230.000.