Fundación de Roma

Thursday, March 26, 2009

De acuerdo a la leyenda, la fundación de Roma fue llevada a cabo por Rómulo y Remo, nietos del rey Latino Numitor de Albalonga y descendientes del príncipe troyano Eneas.

Cuando Troya fue destruida por los griegos, el héroe Eneas pudo huir de su ciudad natal y, después de muchas adversidades, llegó al Lacio, en la península itálica, donde fundó la ciudad de Albalonga. Su duodécimo descendiente, el rey de la tribu de los Latinos, Numitor, fue destronado por su hermano Amulio, quien encerró en un templo a la princesa Rhea Silva, hija de Numitor. Rhea Silva, que era una Virgen Vestal, fue violada por el dios Martes y quedo preñada. Luego dió a luz a dos hermanos mellizos que eran mitad humanos y mitad dioses.

Ante el temor de que los nuevos descendientes recuperaran el trono algun día, Amulio decidió matar a la princesa y arrojár a los dos mellizos al río Tíber. Las aguas arrastró por un trecho a la canasta con los niños. Sin embargo, cuando bajó la creciente, la canasta quedó varada en la orilla cerca de una higuera, próxima al monte Palatino. Rómulo y Remo fueron rescatado por una Loba quien los amamantó. Luego fueron recogido por un pastor llamado Fausto, quien los educó. Ya grande, enterados de su orígen, mataron a su tío Amulio y restituyeron el trono de Albalonga a su abuelo Numitor. Este los recompensó, permitiéndoles fundar una ciudad sobre el monte Palatino.

La ceremonia de la fundación de Roma fue un acto religioso realizado el 21 de abril del año 753 antes de Cristo. Rómulo unció un toro y una ternera blancos a un arado con reja de bronce. Luego trazó un surco cuadrado que sería el límite de la futura ciudad. Para indicar el lugar destinado a cuatro puertas levantó el arado, pues de acuerdo con las creencias religiosas, el surco no debía ser cruzado y era necesario interrumpirlo en los lugares de acceso. Remo se burló de esta creencia y saltó varias veces por encima del surco. Entonces Rómulo lo mató diciendo: "así perezca el que franquee este recinto.

En el lugar destinado al centro de la ciudad se cabó un pozo y allí se arrojó tierra de Albalonga. De ese modo, según la leyenda, surgió Roma. Para protegerla de los ataques foráneos, la rodearon de un foso profundo y una muralla de piedra. No obstante ello, la situación no era muy buena, ya que sus pobladores carecían de mujeres. Para remediarlo, Rómulo se valió de un ardid. Con motivo de una fiesta religiosa invitó a sus vecinos los Sabinos para que concurrieran. En un momento determinado, los romanos se apropiaron de sus mujeres y las hicieron sus esposas.

Este ultraje solo podía saldarse con la guerra, pero cuando los Sabinos empuñaron las armas para atacar a los romanos, las mujeres se interpusieron y los guerreros dejaron de combatir. Ambos pueblos se unieron y gobernaron simultaneamente sus dos reyes, pero a la muerte de Tacio, el rey de los Sabinos, Rómulo quedó como el único soberano de todos.

De acuerdo a la leyenda Rómulo desapareció en medio de una tempestad y luego ascendió al cielo subido en un carro en medio de relámpagos y truenos. Los romanos creyeron que fue a la eterna morada de los dioses y lo adoraron bajo el nombre de Quirino.