Manfred von Richthofen (Barón Rojo)

Sunday, March 22, 2009

Manfred von Richthofen (1892-1918) fue un piloto de guerra alemán, conocido como el Barón Rojo, quien luchó en las batallas aéreas de la Primera Guerra Mundial. Con 80 derribos oficialmente registrados, es el as más célebre en la historia de la aviación, aunque no registre el mayor número de aviones abatidos, el cual le corresponde al piloto alemán de la Segunda Guerra Erich Hartmann con 352.

Manfred von Richthofen nació en Kleinburg, cerca de Breslau, Silesia, Prusia, el 2 de mayo de 1892, en el seno de una familia aristocrática cuyo título nobiliario era de Freiherr, el equivalente al título de Barón, de ahi que se lo conoce como el Barón Rojo, por que el avión que volaba en sus últimos vuelo ara de ese color. Concurrió a la escuela de Schweidnitz y cuando cumplió los once años de edad comenzó su entrenamiento militar. Después de terminado su entrenamiento como cadete, a los 19 años, en 1911, comenzó a prestar servicio en la unidad de Caballería Uhlan.

Con el estallido de la Gran Guerra, Richthofen sirvió como oficial de caballería de reconocimiento en el frente oriental y en el frente occidental. Sin embargo, cuando las operaciones de caballería llegaron a ser obsoletas debido al uso de la ametralladora y el alambre de púa, el Regimiento de Caballería Uhlan fue usado como infantería. Decepcionado con esta situación, pidió ser transferido al Servicio Aéreo del Ejército Alemán, el cual fue el antecesor de la Luftwaffe.

Al principio Richthofen volaba como observador misiones de reconocimiento en el frente Ruso, desde junio a agosto de 1915. Cuando fue transferido al frente occidental pudo, con la ametralladora del observador, derribar un avión francés Farman, pero no le fue acreditado este derribo, ya que la aeronave cayó detrás de las líneas aliadas. Luego, de octubre a diciembre de 1915 se entrenó como piloto, y en marzo de 1916 se unió al escuadrón Kampfgeschwader y comenzó a pilotear un Albatros C.III. En Verdun, el 26 de abril de 1916, piloteando un Fokker Eindecker, monoplano, derribó un avión francés Nieuport sobre el fuerte Douaumont. Este derribo tampoco se le fue acreditado porque nuevamente la nave francesa cayó sobre territorio enemigo.

En Agosto de 1916, Manfred von Richthofen conoció al pilot Oswald Bölcke quien lo seleccionó para que se uniera a un nuevo escuadrón que este había organizado, el Jasta 2. Piloteando en este escadrón, Richthofen derribo un avión enemigo en Cambrai, el 17 de septiembre de 1916. Este fue su primer derribo oficial. Para celebrarlo hizo grabar con un joyero de Berlín en una copa de plata la fecha y el tipo de avión que derribó. Continuó con esta tradición hasta que llegó a la copa número 60, cuando ya no pudo conseguir más ese metal debido al bloqueo que ejercían los ingleses.

Richthofen abatió a su más famoso adversario, el as inglés Mayor Lanoe Hawker, el 23 de noviembre de 1916, volando un Albatros D.II. En enero de 1917 empezó a pilotear un Albatros D.III, con el cual obtuvo dos victorias antes de que este avión sufriera una rajadura en uno de los travesaños de sus alas. Después de este desperfecto, Richthofen volvió con el Albatros D.II. Sin embargo, en abril de 1917, el Barón Rojo retornó a su Albatros D.III con el cual derribó 22 aviones más. Luego pasó por un corto tiempo a un Albatros D.V. El 6 de julio de 1917, Richthofen fue herido en la cabeza en un combate aéreo con un escuadrón de la Real Fuerza Aérea por lo cual se vió forzado a realizar un aterrizaje de emergencia en Wervicq.

Después de un período de convalescencia, Richthofen comenzó a volar el célebre Fokker Dr. Triplano, al cual lo hizo pintar de color rojo. Aunque comunmente se relaciona al Barón Rojo con este aeroplano, sólo 20 de sus 80 derribos oficiales los realizó con el Fokker Dr. Triplano rojo. En 1918, ya se había convertido en una leyenda.

El 21 de abril de 1918, mientras volaba sobre la sierra de Morlandcourt, cerca del río Somme, Manfred von Richthofen fue abatido y muerto. El Barón Rojo había estado persiguiendo un avión inglés, Sopwith Cammel, piloteado por el canadiense Tte Wilfrid May de la Real Fuerza Aérea en el momento de su derribo. Durante la etapa final de esta persecución, fue alcanzado por un proyectil calibre .303 que le perforó su corazón y uno de sus pulmones y que vino desde abajo, del sector controlado por las tropas australianas.