Tácticas de infiltración

Friday, March 20, 2009

Se conoce como tácticas de infiltración a los ataques que se realizan detrás de las líneas enemigas por medio de un número reducido de tropas de infantería altamente entrenadas. Estas se infilran en forma rápida y sigilosa evitando los puntos fuertes del enemigo para destruir puestos de comunicación, logística y comando, como así también vías férreas y puentes. Los puntos fuertes del enemigo en el frente son dejados de lado para ser atacados luego por otros tipos de tropas con armamento pesado.

A las tácticas de infiltración también se las conoce como tácticas Hutier, ya que fue el general alemán Oskar von Hutier quien ideó estas nuevas tácticas militares en el transcurso de la Primera Guerra Mundial. Con las tácticas Hutier surgió la necesidad de crear tropas especiales altamente entrenadas, física y mentalmente. Es por eso que los alemanes, durante el transcurso de dicho conflicto, crearon los Sturmtruppen, o fuerzas de choques.

Las tácticas de infiltración fueron empleadas por primera vez el 3 de septiembre de 1917 cuando el 8º Ejército Alemán pudo concluir exitosamente el largo sitio a la ciudad rusa de Riga. En apoyo a los austríacos, los alemanes también utilizaron estas tácticas para perforar las líneas italianas e infiltrarse detrás de dichas lineas durante la Batalla de Caporetto. Pero el uso más impresionante que se les dió a las tácticas Hutier fue en la Operación Micheal durante la ofensiva de primavera alemana que comenzó en marzo de 1918.

Durante la Gran Guerra las tácticas de infiltración solía realizarse de la siguiente manera. Se atacaba repentinamente los puntos fuerte del frente de las líneas enemigas con un bombardeo violento al tiempo que los Sturmtruppen atacaban los puntos más débiles para infiltrarse y luego assaltar los puestos de comunicación y comando.