Tratado de Versalles

Monday, March 23, 2009

El Tratado de Versalles fue el tratado de paz principal que pusó fin a la Primera Guerra Mundial y que corresponde únicamente para Alemania; para el Imperio Austro-Húngaro y Turquía se firmaron tratados de paz diferentes. Antes de la firma de este tratado formal de paz, se había firmado el cese de las hostilidades del conflicto bélico, el 11 de noviembre de 1918, en Campiegne, Francia, en un vagon ferroviario; ésto se conoce como el armisticio. Pero para finalizar formalmente el estado de guerra entre Alemania y los aliados se firmó el Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919, en el 5º aniversario del asesinato del Archiduke Francisco Fernando en Sarajevo. En este tratado de paz impuesto por los aliados a Alemania existe esta gran paradoja: el tratado de paz que sembró una de las semillas que dió como fruto el conflicto bélico más horrendo en la historia de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial.


El Tratado de Versalles fue impuesto a Alemania por Francia, Inglaterra, EEUU, e Italia; esto quiere decir que Alemania no participó en las negociaciones a pesar de que Francia e Inglaterra fueron tan responsables del inicio de la Gran Guerra como Alemania, ya que fueron estas dos naciones quienes le declararon la guerra a Alemania primero al mismo tiempo que jugaron un rol protagónico en la carrera armamentista conocida como la Paz Armada. Y de estas cuatros naciones fue Francia la que buscaba en este tratado de paz revancha. El Primer Ministro francés Georges Clemenceau buscaba con este tratado no solamente anular militarmente a Alemania, sino que también política y economicamente y hacer de ella inviable como nación.


En el aspecto militar, Tratado de Versalles obligaba a Alemania a reducir notablemente el tonelaje de su flota de mar. No podía tener más de 6 acorazados, y estos no debían sobrepasar las 10.000 toneladas, no más de 6 cruceros y 6 destructores; no podía tener submarinos de ninguna clase. Tanques, vehículos blindados, y aviones de guerras estaban prohibido. El tratado también prohibía a Alemania la conscripción de nuevos reclutas, y el número de miembros de las tres fuerzas armadas no debía pasar los 100.000. Las zonas aledañas al río Rhin debía estar totalmente desmilitarizada; Alemania no debía tener ninguna base militar, ni siquiera puesto de observación a lo largo de sus fronteras.


En el aspecto económico el tratado de paz era más duro aún, ya que el artículo 231 del Tratado de Versalles no solamente obligaba a Alemania a asumir el costo total de la guerra y pagar cifras siderales a Francia como indemnización por daños, sino que también debía ceder a Francia la administración de la zona del Rhur, una región rica en minerales y otros recursos naturales, ya que Alemania debía pagar durante diez años 45 millones de toneladas de carbón a los aliados; también tenía que entregar a Francia y a Bélgica 370.000 cabezas de ganado.


Territorialmente hablando, el Tratado de Versalles fue un saqueo al pueblo alemán. 1) Alemania fue obligada a ceder las provincias prusianas de Posen y Prusia occidental a Polonia con una de las cuales Polonia tuvo salida al mar Báltico formando el famoso corredor polaco que aisló a Prusia del resto de Alemania. 2) El área de Hutschin de la Alta Silesia cedida a Checoslovaquia. 3) El área de Soldau de Prusia del Este de 493 km cuadrado también fue cedida a Polonia. 4) La ciudad portuaria alemana de Danzig sobre el mar Báltico fue declarada estado libre y quedó asilada del resto de Alemania. 5) El territorio de población alemana de Los Sudetes paso a manos de Checoslovaquia. 6) Schleswig del Norte le fue otorgada a Dinamarca. 7) La provincia alemana de Saarland fue puesta bajo administración de la Liga de Naciones. 8) Las provincias alemanas de Alsacia y la Lorena, que los franceses les habían usurpado a Alemania con la Guerra de los Treinta Años en siglo XVII, y recuperadas por Alemania después de la Guerra Franco-Prusiana de 1870-1871, fueron cedidas definitivamente a Francia a pesar de que sus respectivas poblaciones eran de habla y cultura alemana.


El Tratado de Versalles tuvo como consecuencia directa la hiperinflación y la hambruna que sufrió el pueblo alemán en la década de los años 1920 y la proliferación de ideas extremistas. El Romanticismo Alemán, iniciado con la invasión napoleónica a Alemania en 1805, cuya faceta nacionalista y racista perduró en el tiempo, más el Tratado de Versalles del 28 de junio de 1919 fueron dos de las cuasas de la Segunda Guerra Mundial.
De izquierda a derecha los mandatarios firmantes de las potencias vencedoras: Lloyd George, primer ministro de Gran Bretaña; Vittorio Orlando, presidente de Italia; Georges Clemenceau, presidente de Francia; y Woodrow Wilson, presidente de los EEUU