Pages

Tuesday, April 14, 2009

Guerra Social (Roma)

La Guerra Social fue una guerra librada entre la República Romana y otras ciudades de la península Itálica entre los años 91 y 88 antes de Cristo. Estas ciudades que se levantaron contra Roma en demanda de ciudadanía romana habían sido fieles aliadas de ésta por más de tres siglos.

Durante la conquista de Italia, entre los siglos IV y III aC, Roma entretejió una serie de alianzas con ciudades de la península, algunas con mejores términos que otras. Muchas de estas poblaciones habían sido fieles a Roma, sobre todo durante la Segunda Guerra Púnica. Más de la mitad de los legionarios romanos eran reclutados de estas ciudades-estados aliados. Con el tiempo estos aliados vieron que eran excluidos en el reparto de las riquezas y que nunca eran consultados en muchas de las decisiones que se tomaban en Roma con respecto a política exterior. Entonces éstos demandaron ciudadanía romana para obtener igualdad de derechos.

La Guerra Social comenzó en el año 91 aC cuando las ciudades aliadas se sublevaron contra Roma, todas, excepto las ciudades latinas. Al ver que sus pedido de ciudadanía les eran negado, estas tenían la intención de separarse definitivamente. Las doce ciudades rebeldes organizaron un ejército de unos 100.000 hombres. Los romanos pusieron a los cónsules Publio Rutilio Lupus, quien era asesorado militarmente por Cayo Mario, y Lucio Julio César (pariente de Julio César), asesorado por Lucio Cornelio Sila, a cargo de las legiones en el norte y en el sur respectivamente para luchar contra los rebeldes.

La lucha fue cruenta. En el norte el cónsul Rutilio Lupus pereció en la lucha, pero Cayo Mario derrotó a los Marsi. En el sur la guerra fue más dura aún. Aunque Lucio Julio César derrotó a los Acerraes, los romanos tuvieron que hacer algunas concesiones después de un año de conflicto. En el año 89 aC, los cónsules eran Estrabo y Lucio Porcio Catón (hijo de Marco Porcio Catón, el Censor) quienes se dirigieron hacia el norte, mientras que Sila encabezaba las fuerzas que luchaban en el sur.

Estrabo venció a un ejército rebelde de unos 60.000 hombres cerca de Asculum. Mientras tanto Sila progresaba en Samnio y capturó el cuartel general de Boviano Veto, el cual fue recuperado por el líder rebelde. Sin embargo éste fue derrotado definitivamente en el 88 aC, como así también otros bolsones de resistencia. Al promediar el año 88 aC, las ciudades sublevadas habían sido derrotadas, con excepción de los Samnitas, quienes depusieron las armas a cambio de concesiones otorgadas por los romanos.

Para terminar definitivamente con la Guerra Social, los romanos otorgaron a las tribus italianas ciudadanía romana a través de la Ley Julia y de la Lex Plautia Papiria de Civitate Sociis Danda (Ley Plautia Papiria de Otorgamiento de Ciudadanía Social).