Los Gracos

Monday, April 6, 2009

Los Gracos fueron dos tribunos romanos del siglo II aC quienes intentaron una reforma agraria para redistribuir las grandes extensiones de tierras de los patricios entre los plebeyos. Los hermanos Gracos pertenecían al partido popular, y por haber intentado realizar una reforma de este tipo, se los consideran los primeros políticos socialistas populistas de la historia.

Los Gracos eran nietos por línea materna de Escipión el Africano, el general que venció a Anibal en Zama. Su padre había sido sensor y quedaron huérfanos desde muy niños, y su madre fue la célebre Cornelia, quien los educó. Se llamaban Tiberio y Cayo Graco.

Cuando Tiberio, el mayor de los dos, fue elegido tribuno en el año 133 aC, combatió la política del Senado y propuso una ley agraria con el objeto de defender a los pobres. Según su proyecto, los nobles que ocupaban las tierras públicas sólo podían conservar en su poder no más de 200 hectáreas y estaban obligados a entregar el resto al Estado, para que éste lo redistribuyera entre los plebeyos.

A pesar de la oposición del Senado y los patricios, Tiberio Graco logró que la Asamblea del pueblo aprobara la ley y resolviera su ejecución. Al poco tiempo, Tiberio cesó en sus funciones y entonces intentó hacerse nombrar por otro año, pretención que violaba las leyes romanas. Una mañana cuando Tiberio se hallaba en el Capitolio para solicitar una nueva elección, los nobles provocaron un tumulto en cuyo transcurso Tiberio fue asesinado con algunos de sus seguidores.

En el año 123 aC, para vengarse de este episodio, los plebeyos eligieron tribuno a Cayo Graco, quien siguió la política de su hermano y consiguió que la Asamblea aprobara la Ley Frumentaria, la cual permitía comprar el trigo a bajo precio. Pero para congraciarse con la clase social adinerada, hizo votar la reforma judicial que daba participación en los tribunales de justicia a los "caballeros", quitando a los senadores tal privilegio. Cayo Graco también propuso la fundación de colonias agrícolas en el sur de Italia para los plebeyos. Para dar trabajo a los desocupados, emprendió diversas obras públicas en Roma.

Cayo fue reelecto tribuno por segunda vez, pero su popularidad comenzó a declinar. Luego abandonó Roma y se dirigió al norte de Africa para fundar una colonia agrícola. A su regreso no logró hacerse elegir para un tercer período y poco después se produjo una gran revuelta organizada por los senadores para exterminar a los partidarios de Cayo, quien se refugió en el Monte Aventino donde se hizo matar por un esclavo en el 121 aC. Unos tres mil plebeyos murieron en la lucha.

La legislación de los Gracos fue abolida después de la muerte de Cayo y prosiguió la crisis económica y social. De esta manera comienza en la historia romana un trágico período conocido con el nombre de Guerras Civiles.