Batalla de Amiens

Tuesday, May 5, 2009

La Batalla de Amiens fue una batalla de la Primera Guerra Mundial librada entre las fuerzas aliadas de Gran Bretaña, Francia y EEUU por un lado y Ejército Alemán por el otro, entre el 8 y el 11 de agosto de 1918, al este de Amiens, Francia. La Batalla de Amiens marcó la fase inicial de lo que se conoce como la Ofensiva de Los Cien Días, ofensiva aliada que puso fin a la Gran Guerra. También fue un giro decisivo en la guerra a favor de los aliados.

El 21 de marzo de 1918 los alemanes habían lanzado la Ofensiva de Primavera en el frente occidental. Contando con 50 divisiones extras que habían trasladado desde el frente oriental al occidental y usando nuevas tácticas de infiltración, los alemanes habían penetrado varios kilómetros dentro del territorio francés, marcando el máximo avance alemán desde el comienzo de la contienda bélica en 1914. Sin embargo los ataques alemanes en diferentes parte del frente fueron finalmente contenidos en julio en las inmediaciones del río Marne donde tuvo lugar la Segunda Batalla del Marne (del 15 de julio al 6 de agosto de 1918).

El comandante de las fuerzas aliadas Ferdinand Foch decidió realizar una contra ofensiva. Para ello diseñó un plan el cual implicaba reducir la saliente de Saint Mihiel y liberar las líneas férreas que atravesaban Amiens. El comandante de la Fuerza Expedicionaria Británica, Sir Douglas Haig, también tenía un plan para atacar en un punto en la saliente cerca de Amiens.

La Batalla de Amiens comenzó a las 04:20 de la mañana del 8 de agosto de 1918 en una densa niebla con siete divisiones: la 18ª y 58ª británicas, la 2ª y la 3ª australianas, y la 1ª, 2ª, y 3ª canadienses. El primer ataque fue seguido con otro con elementos del 1er Ejército Francés al mando del general Debeney. Al las 07:30 de la mañana los atacantes habían avanzado 3,7 km. Con mucha gallardía, en medio del estruendo de la artillería, los australianos fueron los primeros en alcanzar los primeros objetivos a las 07:10.

En el centro, las fuerzas australianas y canadienses avanzaron 5 km hasta el mediodía, y al finalizar la jornada del 8 de agosto, los británicos, australianos y canadienses lograron perforar una apertura de 24 km en las líneas alemanas. En el segundo día de batalla el avance continuó pero a un rítmo más lento que en el primero, pero unos 14.000 alemanes fueron hechos prisioneros. El día 10 agosto los alemanes comenzaron a evacuar la saliente ante la gran presión de las tropas de la Fuerza Expedicionaria Británica (ingleses, australianos, canadienses). Para el día 13, los británicos habían penetrado 20 km en territorio defendido por los alemanes, quienes sufrieron unas 35.000 bajas.