Batalla de Mokra

Wednesday, June 3, 2009

La Batalla de Mokra fue una de las primeras batallas de la Segunda Guerra Mundial, librada entre las fuerzas alemanas y el Ejército Polaco durante el primer día de la invasión de Polonia. Tuvo lugar el 1 de septiembre de 1939, cerca del pueblo de Mokra, al noroeste de Zcestochowa, Polonia.

El 10º Ejercito Alemán, perteneciente al Grupo Ejército Sur, cruzó la frontera polaca a las 05:00 horas del 1 de septiembre de 1939, iniciando de esta manera la invasión de Polonia. El comandante Walther von Reichenau dividió a las unidades del 10º Ejército Alemán en tres grupos separados de asaltos. La 1ª División Panzer marchó directamente hacia el pueblo de Klobuck, que era defendido por la 7ª División de Infantería Polaca, mientras que la 4ª División Panzer fue separada en dos columnas norte y sur, para atacar por los flancos las posiciones polacas en las cercanías de Mokra.

A las 06:30 de la mañana, patrullas alemanas motorizadas (en motocicletas) de reconocimiento, pertenecientes a la 4ª División Panzer, hicieron contacto con la 12ª companía del 84º Regimiento polaco al mando de Stanislaw Radajewicz, quien ordenó abrir fuego contra las patrullas alemanas. Pronto llegaron los primeros blindados teutónicos y comenzaron a disparar sobre las posiciones polacas defendidas por los 84º y 21º Regimientos, las cuales respondieron con fuego de ametralladora, mortero, y piezas de artellería de pequeño calibre. El intercambio de fuego, con intentos de toma de las posiciones polacas por parte de grupos de asalto alemanes, prosiguió durante más de una hora.

A las 08:30 horas, los alemanes comenzaron a atacar también el sector norte de Mokra defendido por el 19º Regimiento polaco. El encarnizado combate se prolongó durante toda la jornada con ataques alemanes y contraataques polacos con muchas bajas en ambos bandos. Cuando los alemanes parecían que tomaban definitivamente el pueblo, una contraofensiva polaca llevada a cabo por una brigada de tanquetas apolladas por un tren blindado que llegaba desde el este, hizo retroceder a los alemanes nuevamente. Finalmente, durante la noche del día 1 y el amanecer del día 2 de septiembre, los teutones lanzaron un fulminante contraataque. Ante esta gran embestida, los polacos se vieron obligados a emprender la retirada.

A pesar del pequeño número de unidades involucradas, la Batalla de Mokra fue un encuentro encarnizado debido a la gran resistencia que pusieron las fuerzas polacas. Sin embargo, la 1ª División tomó Klobuck en pocas horas de combate.