Batalla del Fuerte Eben Emael

Tuesday, June 9, 2009

La Batalla del Fuerte Eben Emael fue una batalla librada durante la Segunda Guerra Mundial entre el Ejército Alemán y las fuerzas belgas. Tuvo lugar en el Fuerte Eben Emael, Bélgica, cerca de la frontera con Holanda, durante la invasión alemana de los Paises Bajos, entre el 10 y el 11 de mayo de 1940. La captura del Fuerte Eben Emael estaba previsto en la Operación Fall Gelb (Caso Amarillo), el plan secreto alemán para la invasión de los Paises Bajos y Francia.

La fuerza de asalto teutónica encargada de tomar el fuerte belga estaba formada con elementos de la 7ª y 22ª divisiones aérotransportadas y tenía el nombre clave de "Sturmabteilung Koch", Destacamento de Asalto Koch, el cual era comandada por el Capitán Walther Koch. Si bien la mayor parte de las tropas eran "Fallschirmjäger", paracaidistas, la mitad de la fuerza de choque descendería en planeadores, los cuales al no tener motores tenían la ventaja del silencio y contar de esa manera con el elemento de sorpresa.

El Capitán Koch dividió a sus fuerzas en cuatro grupos de asaltos: 1) el Grupo Granito, que estaba compuesto por 85 hombres en 11 planeadores, bajo el mando del Tte 1ro Rudolf Wilzig, y tenía como misión atacar y capturar el Fuerte Eben Emael; 2) el Grupo Acero, bajo el mando del Tte 1ro Gustav Altmann, tenía como objetivo la captura del puente Weldwezelt sobre el Canal Alberto; 3) el Grupo Concreto, comandado por el Tte Gerhard Schächt, que tenía la misión tomar el puente Vroenhoven; 4) el Grupo Hierro, bajo el mando del Tte Martin Schächter, el cual tenía el objetivo de tomar el tercer puente sobre el mismo canal, el puente Cannes.

La Batalla del Fuerte Eben Emael comenzó a las 05:25 de la mañana del 10 de mayo de 1941, con el atterrizaje del Grupo Granito en las cercanías del fuerte. El grupo de asalto emergió rápidamente de los planeadores y a la gran carrera, en la oscuridad, luego de haber eliminado a los sentinelas, se dirigieron a las cúpulas de hormigón armado que albergaban los cañones de gran calibre y empezaron a colocar las cargas explosivas. En el curso de las siguientes horas, en medio de un encarnizado combate, todas las cúpulas y casamatas de hormigón fueron destruidas con explosivos especiales y lanzallamas, mientras que los Grupos Acero, Concreto, e Hierro, tomaban los tres puentes sobre el Canal Alberto en feroz combate con tropas belgas.

A pesar de algunos contraataques belgas, una vez que los objetivos fueron alcanzados los alemanes mantuvieron sus posiciones. El día 11 de mayo, ante el arrivo de otras unidades de refuerzo alemanas, los belgas se rindieron. La Batalla del Fuerte Eben Emael fue un gran éxito para los paracaidistas alemanes quienes en menos de 48 horas destruyeron el fuerte militar más poderoso de Europa y que tenía fama de ser inexpugnable.