Batalla del Rio de La Plata

Sunday, July 19, 2009

La Batalla del Río de La Plata fue una batalla naval de la Segunda Guerra Mundial librada entre los cruceros ingleses Ajax, Achilles y Exeter por un lado, y el acorazado alemán de bolsillo Graf Spee en diciembre de 1939 en la desembocadura del Rio de La Plata.

El Graf Spee zarpó del puerto de Wilhelmshaven el 21 de agosto de 1939, 11 días antes de la apertura de las hostilidades, con la misión de apostarse en el Atlántico Sur y atacar los buques mercantes británicos. Durante la travesía lo acompañó el Altmark que lo abasteció de combustible y provisiones. El día 7 de diciembre de 1939, el Graf Spee, bajo el mando buques británicos Ajax, Achilles y Exeter aguardándolo, bajo el mando del almirante Henry Harwood, frente a las costas de Punta del Este. Tras hora y media de combate, el Exeter debió abandonar la lucha. El Ajax y el Achilles también fueron averiados. Sin embargo, Harwood continuó la persecución del Graf Spee, cuyo comandante, luego de percatarse de los daños y bajas sufridas (57 muertos y 70 heridos) decidió entrar al puerto de Montevideo en espera de suministro y municiones para hacer frente a los buques ingleses. La Batalla del Rio de La Plata fue la última batalla naval clásica sin submarinos ni aviones.

El gobierno uruguayo otorgó al Graf Spee 72 horas de estadía. Finalizado el plazo acordado por el gobierno uruguayo, al atardecer del día 17 de diciembre, leva anclas, fondea a cierta distancia de la costa, la tripulación aborda el carguero Tacoma (el cual escapa del puerto del Montevideo contraviniendo órdenes del Comando Naval de Uruguay) y el Graf Spee es volado por orden de su capitán. Luego aparecieron dos remolcadores que provenían de Buenos Aires y una serie de embarcaciones menores que iban y venían del acorazado al transporte, transportando a la tripulación, de más de 1.000 hombres.

Más de medio millar de tripulantes fueron trasladados a Buenos Aires y partió a Montevideo, junto con el buque mercante Tacoma, y en enero de 1940 se estableció su internación en la ciudad. Tanto en Buenos Aires como en Montevideo, unos 200 oficiales fueron dejados en libertad y se fugaron a Alemania donde reingresaron en la Marina Alemana, mientras los marineros fueron internados en cuarteles militares. La imposibilidad de asegurar su residencia en Montevideo, motivó que el Poder Ejecutivo dispusiera en 1942 e hiciera efectivo en 1943, el traslado a Sarandí del Yí (al Cuartel del Paso del Rey) de 96 marineros de la tripulación del "Graf Spee" de Hans Langsdorff, hundió un carguero y puso rumbo hacia la zona del Río de la Plata donde, al amanecer del día 13, se encontró con los y del "Tacoma" (también buque alemán), designando a efectivos de la Región Militar II para vigilarlos. Allí permanecieron hasta su traslado a Montevideo y repatriación a Alemania en 1946.