Cultura Tiahuanaco

Thursday, July 2, 2009

La cultura Tiahuanaco fue una cultura preincaica que se desarrolló desde el siglo XII a.C hasta el siglo IX d.C. en el territorio situado en parte de lo que ahora son Bolivia, Perú y Chile, comprendiendo casi todo el Altiplano Andino hasta la costa del Oceano Pacífico. El territorio tiahuanaco fue fundado aproximadamente en 1200 a. C., como una pequeña aldea, la cual fue creciendo a proporciones urbanas entre el 300 y el 500 d.C., y tuvo un importante poder regional en el sur de los Andes. En su máxima extensión, la ciudad cubría aproximadamente 6 km², y se calcula que tuvo un máximo de 35.000 habitantes. Pero Tiahuanaco colapsó repentinamente alrededor de 950 d.C. y la ciudad fue abandonada y su estilo artístico se desvaneció.

La sociedad de la cultura Tiahuanaco era gobernada por una casta teocrático-militarista, la cual dirigió un estado colonizador en los Andes del Sur. Debido al clima muy frío de la región, los tiahuanaquenses desarrollaron principalmente la agricultura de altura como la papa, olluco, y quinua y practicaron la ganadería de camélidos como alpacas, vicuñas y llamas. Fundaron y controlaron colonias enclavadas en diferentes pisos altitudinales. El idioma de la cultura Tiahuanaco fue el aymará. El elemento más característico de esta cultura es su arquitectura decorada con relieves planos incisos colocados sobre estelas que por lo general representan animales-felinos, serpientes, pescados, mientras que las tallas en bulto redondo contienen escenas de hombres que a menudo portan cabezas trofeo. Estos rasgos, junto a las cerámicas polícromas, tienen claros paralelos estilísticos con los existentes en Tiahuanaco.

Se destacan tres periodos en la cultura Tiahuanaco: 1) el Aldeano (1200 a.C hasta el 45 d.C.), en cuyo período el sitio de Tiahuanaco se hayaba ocupado por una pequeña aldea con casas rectangulares techadas a dos aguas a las que se adosaba un recinto circular, posiblemente destinado a la cocina. Los cimientos eran de piedra y los muros de adobe; pequeñas calzadas unían las viviendas. No se han encontrado vestigios arquitectura religiosa o monumental. Tampoco hay indicios de que existieran clases sociales. Los enterramientos se realizaban directamente en cistas de piedra. 2) el Urbano (45 d.C. hasta el 700 d.C.), en cuyo período Tiahuanaco se convirtió de una aldea a una gran urbe ceremonial con dos centros dominantes: el conjunto de Akapana con los edificios que la rodean y el Puma-Punko situado al sud-oeste de Akapana. 3) el Expansivo (700 d.C. hasta el 1200 d.C.), en cuyo período Tiahuanaco se expandió sobre la base de de los enclaves preexistentes, tanto en la costa como en los valles mesotermos, como así también extiendió su poderío sobre el altiplano y la sierra. Esta expansión fue posible gracias al dominio del bronce que le permitió una gran superioridad militar. La expansión se evidencia por la difusión de los símbolos y elementos Tiwanakotas, que aparece en la cerámica y los textiles de todo el ámbito conquistado. Esta expansión llega hasta el norte de Chile (San Pedro de Atacama) y muestra relaciones con la cultura de la Aguada de la Argentina, deja su huella en los valles de Cochabamba y avanza por el norte hasta la ciudad de Huari, cerca de Ayacucho.