Franz Halder

Wednesday, July 29, 2009

Franz Halder (1884-1972) fue un General alemán y jefe del Estado Mayor del Ejército desde 1938 hasta 1942, cuando fue dado de baja debido a los permanentes desacuerdos que tenía con Adolfo Hitler. Nació en Würzburg, Alemania, el 30 de junio de 1884. Fue hijo del General Max Halder. En 1902 se enlistó en el Ejército Alemán, prestando servicio en el Real Regimiento 3º de Artillería de Campo Bávaro.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Franz Halder era oficial ordenanza en el cuartel general del Cuerpo 3º Bávaro del Ejército. Pero en 1915 fue ascendido a Capitán en la 6ª División de Infantería Bávara al mando del príncipe heredero. Luego de la Gran Guerra permaneció en el ejército como oficial de la sección entrenamiento del Ministerio de Guerra.

En 1938, Halder reemplazó al General Ludwig Beck como Jefe de Estado Mayor. Franz Halder organizó la invasión de Polonia, pero advirtió a Hitler sobre las posibles consecuencia de invadir Francia. También participó de la planificación de la Operación Lobo de Mar y Operación Barbarroja. Luego de la renuncia de Walter von Brauchitsch, se hizo cargo del ejército como comandante en jefe. Pero en septiembre de 1942, luego de una discusión con Hitler, fue reemplazado por Kurt Zeitzler.

En 1944, Halder fue arrestado por la Gestapo por haber estado involucrado en el atentado contra Hitler, en julio de ese año, y fue enviado al campo de concentración de Dachau, donde estuvo hasta el final de la guerra, cuando fue liberado por el Ejército Estadounidense.

En 1946, Halder atestiguó contra algunos jerarcas nazis durante el juicio de Nuremberg. En la década de 1950 trabajó como consejero historiador para la sección de investigaciones histórica del Ejército Estadounidense. Franz Halder murió en 1972, en Bavaria, Alemania.

Halder era un hombre dubitativo, incapaz de tomar riesgos para alcanzar un objetivo. Se opuso al audaz plan de invasión de Francia diseñado por Erich von Manstein, sosteniendo que el mismo iba a fracasar. Sin embargo fue mucho más exitoso de lo que los alemanes se lo habían imaginado. Esto es una de la razones del porqué Hitler llamaba a Halder "el pequeño hombre".