Günther von Kluge

Monday, July 27, 2009

Günther von Kluge (1882-1944) fue un General alemán que prestó servicio durante la Segunda Guerra Mundial. Nació en Posen, Prusia, el 30 de octubre de 1882. Kluge se enlistó en el Ejército Alemán en 1901 y luchó en la Primera Guerra Mundial como oficial de artillería, participando en 1916 en la Batalla de Verdún.

Luego de la Gran Guerra, Günther von Kluge permaneció en el Ejército Alemán y en 1933 había alcanzado el grado de Mayor General. Debido a que objetaba la agresiva política exterior de Hitler, Kluge fue dado de baja en 1938. Sin embargo, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, fue convocado a las filas del ejército como comandante del 4º Ejército Alemán que invadió Polonia. En mayo de 1940, Kluge dirigió el 4º Ejército durante la Batalla de Francia y el 19 de julio de ese año fue ascendido a Mariscal de Campo.

Kluge también participó de la Operación Barbarroja. En julio de 1941, el 4º Ejército tomó Smolensk. Luego fue enviado a Ucrania y cuatro meses más tarde se le ordenó atacar Moscú. Sin embargo, debido al duro invierno y a un contraataque soviético en diciembre de 1941, la Operación Barbarroja se detuvo.

Kluge reemplazó a Feder von Bock como jefe del Grupo Ejército Centro al comienzo de 1942. Confrontó con el hábil y agresivo General Heinz Guderian por cuestiones de estrategia militar. Von Kluge acusó a Guderian de desobedecer sus órdenes frecuentemente. En octubre de 1943, Kluge resultó gravemente herido cuando su automóvil volcó en un accidente. Fue dado de alta ocho meses más tarde y retornó a servicio activo a principio de julio de 1944 como comandante de las fuerzas alemanas en el frente oeste (Francia), luego de la invasión de Normandía.

Kluge descubrió que algunos oficiales de alto rango estaban dispuestos a negociar con los aliados sin que Hitler supiera. Aunque él compartía esta visión, el Führer no acceptaba que la guerra estaba perdida. Kluge fue abordado por Henning von Tresckow, quien trato de convencerlo que participase de una conspiración para asesinar a Hitler, pero el se negó a participar del complot.

Luego del fallido atentado, la Gestapo informó a Hitler que ellos sospechaban de que Kluge estaba involucrado. El 16 de agosto de 1944, Kluge recibió una carta del Führer ordenándole que regresara a Alemania para que se tome un descanso. Consciente de que sería severamente castigado por saber de que iba haber un atentado contra Hitler, Günther von Kluge se suicidó, cuando iba en camino hacia Alemania, tomando una pastilla de cianuro el 19 de agosto de 1944.