Erich Rudorffer

Saturday, August 22, 2009

Erich Rudorffer (nac. 1917) fue un piloto alemán de la Segunda Guerra Mundial y uno de los más grandes ases en la historia de la aviación. Con más de 1.000 misiones de combate, Rudorffer logró abatir a 222 aviones enemigos, luchando en todos los frentes: en el frente occidental, frente ruso, y en el teatro de operaciones del Mediterráneo. Durante la mayor parte de sus misiones piloteó un caza Focke-Wulf Fw 190. Entre sus condecoraciones figuran la Cruz de Hierro, la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro, y Hojas Roble con Espadas.

Erich Rudorffer nació en Zwochau, Sajonia, Alemania, el 1 de noviembre de 1917. Durante su adolescencia aprendió a pilotear planeadores. Por un corto tiempo fue piloto de Lufthansa. Cuando estalló la guerra en 1939 ingresó en la Luftwaffe y en 1940 fue transferido al Escuadrón JG 2 "Jagdgeschwader Richthofen".

Rudorffer obtuvo su primera victoria aérea durante la Batalla de Francia, el 14 de mayo de 1940, derribando un caza francés de fabricación estadounidense, un Curtiss P-36 Hawk. Antes de la capitulación de Francia derribó ocho aeronaves más. Luego luchó en la batalla aérea de Gran Bretaña, incrementando su marcador a 19 aviones derribados. En la segunda mitad de 1941, participó de la Operación Barbarroja y a fines de ese año obtuvo su victoria aérea número 40.

En noviembre de 1942, Rudorffer fue transferido junto con su unidad a Sicilia y más tarde a Tunez. En un sólo día, el 9 de febrero de 1943, derrotó en batalla aérea a 8 pilotos británicos, y el 15 de febrero derribó a 7 aeronaves aliadas más. Entre sus numerosas victorias, figuran 10 bombarderos aliados. En julio de 1943, fue nombrado comandante del Escuadrón JG 54 con destino en el frente ruso. El haber luchado contra los hábiles pilotos británicos le había dado a Rudorffer una gran experiencia en combates aéreos y logró aumentar su tanteador considerablemente en el nuevo frente, abatiendo una tras otra las aeronaves bolcheviques, como si fuera tiro al pato. El 11 de octubre de 1943 Rudorffer entró en los anales de la historia militar cuando en una batalla aérea logró abatir a 13 aviones soviéticos en 17 minutos con su Focke-Wulf Fw 190.

El 28 de octubre de 1944, cerca de la ciudad Latvia de Libau, ex-Unión Soviética, Erich Rudorffer, mientras se preparaba para aterrizar, observó una formación de aproximandamente 40 aviones soviéticos que se dirigían para atacar los aeródromos militares de Libau. Ante esta amenaza, Rudorffer levantó vuelo neuvamente y embistió a la flota enemiga sin apoyo alguno, derribando 9 aeronaves enemigas en 10 minutos y poniendo en fuga a los demás aviones enemigos.

Durante el invierno de 1944, Rudorffer se entrenó con el nuevo avión jet Messerschmitt Me 262. En Febrero de 1945 fue nombrado comandante del Escuadrón JG 7, operando desde la base aérea de Kaltenkirchen, al norte de Hamburgo. Tenía la misión de atacar a los bombarderos aliados que tenían como blanco a Hamburgo y otras ciudades alemanas. Piloteando el Me 262, logró derribar los últimos 12 aeronaves enemigas ante del fin de la guerra.

En mayo de 1945, Erich Rudorffer, junto con miembros de su escuadrón, se entregó a las fuerzas aliadas. Luego de la guerra, vivió algun tiempo en Australia trabajando como piloto para aerolíneas locales. Luego regresó a Alemania y trabajó también por algun tiempo para la Lufthansa.


Avión caza Focke-Wulf Fw 190 piloteado por Erich Rudorffer