Heinz Bär

Tuesday, August 18, 2009

Heinz Bär (1913 - 1957) fue un piloto alemán de la Luftwaffe que luchó en la Segunda Guerra Mundial. Con 220 aviones enemigos abatidos, Bär, apodado "Pritzl", fue uno de los mayores ases de la historia, volando más de 1.000 misiones de combate.

Heinz Bär nació en Sommerfeld, cerca de Leipzig, Alemania, el 25 de mayo de 1913. Sus padres eran agricultores. Cuando era adolescente, Bär aprendió a pilotear planeadores y soñaba con ser piloto de la Lufthansa. Fue apodado Pritzl por sus amigos porque le gustaba comer caramelos marca "Pritzl". En 1934 se enlistó en el ejército, pero dos años más tarde pidió ser transferido a la Luftwaffe y en 1937 obtuvo su licencia de piloto de aviones de carga. Luego de pilotear un tiempo un Junkers Ju 86, fue transferido al Escuadrón JG 51 y se le asignó un avión caza, un Messerschmitt Bf 109.

Heinz Bär tuvo su bautismo de fuego el 25 de septiembre de 1939, derribando su primer avión enemigo, sobre la frontera de Francia, una aeronave francesa de fabricación norteamericana Curtis P-36, obteniendo de esa manera su primera condecoración, la Cruz de Hierro de 2ª Clase. El año siguiente, en mayo de 1940, durante la Batalla de Francia, Bär obtuvo 2 victorias y en la batalla aérea de Gran Bretaña 10 más. Durante esta batalla fue derribado una vez pero logró salvarse arrojandose en paracaidas. En la primavera de 1941, abatió 4 aviones más luchando contra pilotos de la RAF.

A fines de junio de 1941 Bär participó de la Operación Barbarroja en el frente ruso, prestando servicio en el mismo escuadrón, el JG 51. Los pilotos británicos eran muchos más profesionales y entrenados que los soviéticos, y contaban con aviones muy maniobrables y difícil de derribar, de modo que luchar contra los cazas rusos fue mucho menos dificultoso para Heinz Bär que ya contabilizaba 17 derribos. En un sólo día de batalla, el 30 de junio de 1941, derribó 5 aeronaves enemigas. Luego de luchar dos semanas contra la fuerza aérea soviética, sus victorias ya contabilizaban 27 y se le otorgó la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro y fue ascendido a Teniente Primero. El 14 de agosto del mismo año, cuando ya sumaba 60 cazas enemigos abatidos, fue condecorado nuevamente con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro con Hojas de Robles.

En 1942 Bär fue transferido al teatro de operaciones del Mediterraneo, al Escuadrón JG 77 y participó en la batalla de Malta. En el norte de Africa, en 1943, su marcador aumentó a 179. Luego de una discución con su comandante, el Coronel Johannes Steinhoff, fue destinado a Francia al Escuadrón JG 1. El 15 de marzo de 1944, fue nombrado comandante de ese escuadrón y asignado la defensa del territorio de Alemania, piloteando un Focke-Wulf Fw 190. Durante la Operación Placabase ("Unternehmen Bodenplatte"), su tanteador aumentó a 205 aeronaves abatidas.

Bär obtuvo sus últimas victorias aéreas piloteando el primer jet de la historia militar, un Messerschmitt Me 262, con el cual logró derribar varias aeronaves enemigas más en la defensa del territorio de Alemania hasta llegar a 220. Al finalizar la guerra, luego de destruir los Me 262 que quedaban, se entregó junto al resto de su escuadrón a los estadounidenses el 4 de mayo de 1945.

Luego de la guerra, Bär trabajó como consultor y piloto de prueba en el campo de la aviación deportiva. El 28 de abril de 1957, mientras llevaba a cabo un vuelo de rutina en un avión LF Zaunkönig, Heinz Bär tuvo un accidente y perdió la vida, en Braunschweig, Alemania.