Otto Kittel

Saturday, August 15, 2009

Otto Kittel (1917-1945) fue un as alemán de la Segunda Guerra Mundial. Fue el 4º mejor piloto de guerra en la historia de la aviación militar, contabilizando un total de 267 aviones enemigos derribados y llevando a acabo 583 misiones de combate. "Bruno", como lo llamaban sus camaradas de guerra, obtuvo la mayor parte de sus victorias en el frente ruso, volando un Focke-Wulf Fw 190.

Otto Kittel nació en Kronsdorf en la región de los Sudetes el 21 de Febrero de 1917. En 1939, a la edad de 22 años se enlistó en la Luftwaffe. Luego de completar su período de entrenamiento Kittel fue destinado a la 2ª Escuadrilla del Escuadrón 54 (JG 54 Jagdgeschwader) en febrero de 1941 con el rango de Sub-Alfer (Unterofficier). El 31 de mayo de 1941 tuvo un problema técnico con uno de los motores mientras piloteaba un Messerschmitt Bf 109 y debío arrojarse en paracaídas. A partir del 22 de junio de 1941, Kittel participó junto con su escuadrón en la Operación Barbarroja, la invasión de la Unión Soviética, y hacia fines de ese año logró obtener 17 victorias en combates aéreos contra los cazas bolcheviques.

Luego de haber derribado el caza enemigo nº 47, Otto Kittel tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia detrás de las líneas enemigas en marzo de 1943. Para evitar ser tomado prisioneros por los sovieticos, tuvo que ocultarse en los bosques para luego realizar una marcha a través del hielo. Paso tres días sin alimento ni agua hasta que finalmente pudo llegar a las líneas alemanas y el 18 de marzo de 1943 se unió nuevamente a su escuadrón, siendo ascendido a Oberfeldwebel y condecorado con la Cruz Alemana en Oro.

Luego de su victoria 123ª, Kittel fue nuevamente condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro el 29 de octubre de 1943. Desde noviembre de 1943 hasta enero de 1944 fue instructor de vuelo en Biarritz France, pero en marzo de ese año retornó al escuadrón JG 54 en el frente ruso. Después de su derribo 239, recibió una nueva condecoración en noviembre 1944: las Espadas.
El 14 de febrero de 1945, durante su misión nº 583, Otto Kittel murió en combate luchando contra una formación de cazas soviéticos Ilyushin II-2. En esta última misión derribó un avión más, el 267º, pero recibió fuego enemigo desde atrás y los costados matándolo instantáneamente.