Walter Schuck

Thursday, August 20, 2009

Walter Schuck (nac. 1920) fue un piloto y as alemán de la Luftwaffe que luchó en la Segunda Guerra Mundial. Con un marcador de 206 aviones enemigos derribados y 550 misiones de combate, Schuck fue uno de los mejores pilotos de guerra de la historia. Piloteó la mayor parte del tiempo un caza Messerschmitt Bf 109, como así también el jet Messerschmitt Me 262 en los últimos meses de la guerra. Entre las numerosas condecoraciones recibidas figuran la Cruz de Hierro 1ª y 2ª Clase, la Cruz Alemana en oro, y la Cruz de Caballeros de la Cruz de Hierro con Hojas de Roble.

Walter Schuck nació en Saarland, Alemania, el 20 de julio de 1920. Su padre fue trabajador minero en una mina de carbón y veterano de la Primera Guerra Mundial. Siguiendo el consejo de su padre de evitar el arma de infantería, Schuck se enlistó en la Luftwaffe en 1937 a la edad de 17 años. Luego de pasar el período de entrenamiento fue destinado al Escuadrón JG 3 "Jagdgeschwader". En abril de 1942 fue transferido a otra unidad, al Escuadrón JG 5 con asiento en el norte de Noruega, lugar conocido como el Frente Polar, donde unidades de la Luftwaffe se enfrentaban en duelos mortales con aeronaves bolcheviques que partían de la peninsula de Kola. Para abril de 1943, prestando servicio en esta última unidad, ya llevaba 54 aeronaves soviéticas abatidas.

El 15 de junio de 1944, Schuck derribó 6 aviones en un solo día, aumentando su marcador a 100. Dos días más tarde, el 17 de junio, logró derribar 12 aeronaves enemigas en 24 horas. Por esto fue ascendido a comandante de la Escuadrilla 10 del Escuadrón JG 5. Cuando llevaba ya 171 victorias obtenidas, fue herido por un fragmento de vidrio del techo de la carlinga que se le incrustó en la cara y tuvo que pasar un corto tiempo en el hospital.

Luego de la victoria número 198, Schuck fue transferido al Escuadrón JG 7 y asignado a uno de los nuevos cazas jet Messerschmitt Me 262, con el cual logró derribar 8 aeronaves más entre marzo y abril de 1945; 4 P-38 Lightnings, 2 P-51 Mustangs, y 2 B-17 Flying Fortress. En su última misión fue derribado por varios P-51 Mustangs que volaban en formación escoltando bombarderos B-17 que tenían como blanco las ciudades alemanas. Pudo eyectarse en su paracaidas pero se rompió los ligamentos de sus tobillos al aterrizar. Walter Schuck sobrevivió la guerra.