Batalla de Midway

Thursday, October 29, 2009

La Batalla de Midway fue librada entre la flota japonesa, al mando de los Almirantes Yamamoto y Nagumo, y la flota estadounidense, comandada por el Almirante Chester Nimitz, del 4 al 7 de junio de 1942, cerca del atolón de la isla de Midway, en el Pacífico. Luego de haber transcurrido siete meses del ataque japonés a Pearl Harbor, la Batalla de Midway fue la batalla naval más importante en el teatro de operaciones del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial. En este encarnizado enfrentamiento naval, la Armada de los EEUU infligió a la Armada Imperial Japonesa un daño irreparable del que no se recuperó.

El 7 de diciembre de 1941 los japoneses habían atacado a la flota estadounidense en Pearl Harbor en un intento de sacar fuera de acción a la flota del Pacífico norteamericana; lo que no lograron, ya que los portaaviones norteamericanos se encontraban en alta mar en el momento del ataque. De esta manera los japoneses podrían seguir avanzando marítima y territorialmente en busca de recursos naturales para lograr ser un imperio autosuficiente. Siete meses después, en Midway, nuevamente el objetivo de la fuerza japonesa era eliminar, ya definitivamente, a la flota estadounidense, por medio de una trampa; tenían que atraer a los portaaviones estadounidense a una zona donde serían atacados por todos lados; luego de ello, ocupar la isla de Midway, extendiendo así el perímetro marítimo de la Armada Imperial Japonesa.

Sin embargo, los decifradores de códigos norteamericanos descubrieron el plan japonés y pudieron determinar la fecha y la ubicación geográfica del ataque nipón, advirtiendo a los estadounidenses sobre las intensiones del enemigo y permitiéndoles a su vez organizar su propia emboscada a los japoneses. La flota japonesa estaba compuesta de 4 portaaviones grandes, que incluía el Akagi, la nave insignia, 2 acorazados, 15 destructores y cruceros, más 248 aviones cazas y bombarderos basados en los portaaviones. La flota norteamericana consistía de 3 portaaviones (el Enterprise, Hornet, y Yorktown, que había sido reparado luego de la Batalla del Mar del Coral), y unas 16 naves menores como cruceros, destructores y fragatas, más 233 aviones cazas y bombarderos basados en los portaaviones, y 127 cazas y bombarderos estacionados en aeródromo de la isla Midway.

La Batalla de Midway comenzó a las 04:30 horas de la mañana del 4 de junio de 1942, cuando el Almirante Nagumo ordenó el despegue de la mitad de sus aviones de la flota para atacar la isla de Midway, sin saber que la flota estadounidense estaba muy cerca. Aunque algunos aviones estadounidenses en la isla pudieron despeguar para defenderse del ataque, no impidieron que los japoneses bombardearan la isla durante quince minutos. Aunque hubo daños significativos en las instalaciones del aeródromo de Midway, unos cuantos bombarderos B-26 Marauders pudieron despegar y se dirigieron en busqueda de la flota japonesa.

A las 06:00 horas, un avión estadounidense ubicó a dos de los cuatro portaaviones japoneses. Entonces, los portaaviones norteamericanos fueron enviados inmediatamente a interceptarlos. A las 07:00 horas, aviones bombarderos y cazas despegaron de la cubierta de sus portaaviones para atacar a los japoneses. La primera oleada de bombarderos TBD Devastators no estaban escoltados por aviones cazas y fueron casi todos derribados por los veloces aviones A6M Zeros japoneses. Sin embargo, a las 10:30 horas, cuando los aviones nipones acababan de llegar de su primer ataque a la isla de Midway, 37 bombarderos de picada SBD Dauntless, que había despegado del Enterprise, aparecieron repentinamente cuando la mayoría de los aviones japoneses se encontraban en la cubierta siendo reabastecidos con combustible y armamento.

Los bombarderos norteamericanos se lanzaron en picada desde los cielos del Pacífico como demonios enfurecidos. Un grupo atacó al portaaviones Kaga, y el otro al Akagi, la nave insignia. Cuatro bombas alcanzaron al Kaga y dos al Akagi. Luego de grandes explosiones, incendios infernales se desataron en las cubiertas de los dos portaaviones japoneses, destruyéndolos totalmente.

Cinco minutos más tarde una tercera formación compuesta de 17 bombarderos, que habían despegado del Yorktown, atacaron al portaaviones japonés Soryu, el cual fue alcanzado por tres bombas y tuvo que ser abandonado luego varias explosiones. Una hora más tarde, un submarino estadounidense lo terminaría de hundir. De esta manera, en dos cortos pero devastadores ataques, el comandante japonés había perdido a tres de sus cuatro portaaviones.

El Almirante Nagumo envió 40 aeronaves del único portaaviones que le quedaba a la flota japonesa, el Hiryu, para atacar a los portaaviones estadounidenses. Pero los norteamericanos no fueron sorprendidos, puesto que sus aviones cazas ya habían despegado y derribaron la mayoría de las aeronaves japonesas. Sin embardo, tres bombas y dos torpedos golpearon y estallaron en la cubierta del Yorktown y tuvo que ser abandonado; sus aviones aterrizaron en el Enterprise.

A las 15:40 horas del día 6 de junio, los dos restantes portaaviones norteamericanos lanzaron un nuevo ataque contra el cuarto y último portaaviones japonés, el Hiryu, cuyos aviones habían sidos derribados en su mayoría por los cazas estadounidenses. A las 17:00 horas, 24 bombarderos de picada, que habían partido del Enterprise, destruyeron y hundieron al Hiryu; una hora más tarde un crucero japonés también fue hundido por aeronaves del portaaviones Hornet.

Luego de continua búsqueda y ataques, el Almirante Yamamoto decidió emprender la retirada, ya que no contaba con ninguna aeronave para defenderse de los ataques aéreos norteamericanos. La Batalla de Midway resultó en un gran triunfo de la flota estadounidense del Pacífico.