Pages

Friday, November 20, 2009

Bombardeo de Japón

El primer bombardeo de Japón en la Segunda Guerra Mundial fue la Incursión Doolittle, la cual tuvo lugar el 18 de abril de 1942. Esta incursión aérea fue llevada a cabo por el Cuerpo Aéreo del Ejército de los EEUU con 16 aviones B-25 Mitchell, bajo el mando del Tte Coronel James Doolittle. Fue realizado por expreso pedido del Presidente Franklin D Roosevelt con el objetivo de levantar la moral del pueblo y fuerzas armadas estadounidenses y demostrar que Japón no era intocable y de que podía ser atacado y vencido. Los blancos eran instalaciones militares e industriales. Aunque los daños no fueron mucho, el pueblo japonés quedó sorprendido y preocupado, ya que habían sido convencidos por la proganada del estado que Japón era una nación superior e invulnerable. Los aviones que realizaron la Incursión Doolittle despegaron desde el portaaviones estadounidense Hornet. Luego del bombardeo, 13 aviones pudieron aterrizar en China, 1 en la Unión Soviética, y 2 fueron derribados.

Sin embargo, los bombardeos estadounidenses sobre Japón de importancia estratégica se realizaron con los bombarderos B-29 Superfortress, los cuales tenían una autonomía de vuelo de 2.400 km. Casi un 90 % de las bombas arrojadas sobre Japón fueron lanzadas desde estos aviones. La primera incursión aérea con los B-29 se realizó desde la base aérea estadounidense de Chengdu, China, el 15 de junio de 1944, usando 68 unidades de estas aeronaves; el 60 % de ellas alcanzaron sus objetivos. Cuando la campaña militar del Pacífico, bajo el mando del Almirante Chester Nimitz, pudo reconquistar las islas lo suficientemente cercanas a Japón, las misiones aéreas comenzaron a intensificarse al contar con otras bases aéreas fuera de China; las islas de Guam y Tinian en las Marianas sirviercon como plataformas que ponían a Japón comodamente dentro del alcance de los bombarderos norteamericanos.

A partir de febrero de 1945 el bombardeo a Japón se intensificó con las incursiones aéreas nocturna en la que se usaron bombas incendiarias, las cuales causaban grandes daños en los centros industriales nipones. Se calcula que estos tipos de bombardeos sistemáticos a Japón causaron más destrucción que las dos bombas nucleares arrojadas en Hiroshima y Nagasaki. Con la captura de la isla japonesas de Iwo Jima en marzo de 1945, los estadounidenses contaron on una base aérea más que estaba aun mucho más cerca de Japón. El ataque aéreo a Tokio más intenso de la Segunda Guerra Mundial fue el realizado en la noche del 9 al 10 de marzo de 1945, cuando 334 bombarderos pesados realizaron un raid sobre esta ciudad, arrojando 1.700 toneladas de bombas.

Finalmente, las últimas misiones de bombardeo a Japón que tuvieron un resultado apocalíptico fueron realizadas el 6 y el 9 de agosto de 1945, cuando se arrojaron las dos bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki, usando dos B-29: el Enola Gay y el Bockscar, piloteados por el Coronel Paul Tibbets y el Mayor Charles Sweeny, respectivamente. Como resultado de estos dos últimos bombardeos a Japón, murieron unos 200.000 nipones. Fue la primera y última vez que los seres humanos recurrieron a las armas nucleares en una guerra.
Bombardeo a Japón


Bombardero a Japón (film documental)