Batalla de Cabo Esperanza

Monday, December 7, 2009

La batalla de Cabo Esperanza fue librada por la Armada Imperial Japonesa y la Armada de los Estados Unidos de América, entre Cabo Esperanza de la isla de Guadalcanal y la isla de Savo, del 11 al 12 de octubre de 1942. Fue una batalla naval de la campaña del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial. La batalla de Cabo Esperanza fue el tercer enfrentamiento naval entre las fuerzas estadounidense y la japonesa de la campaña militar de Guadalcanal, islas Salomón. El resultado de la misma fue una clara victoria norteamericana.

La batalla de Cabo Esperanza se inició cuando la fuerza de tarea japonesa destacada en las islas Salomón, comandada por Gunichi Mikawa, envió un convoy con suministros y refuerzos a las tropas japonesas en la isla de Guadalcanal en la noche del 11 de octubre de 1942. Este convoy estaba compuesto por 6 destructores y un portahidroavión, bajo el mando de Aritomo Goto, y también tenía la misión de bombardear el aeródromo de la base Henderson, ubicado en la isla de Guadalcanal. Poco antes de la medianoche del 11 de octubre, una fuerza naval estadounidense compuesta de 4 cruceros y 5 destructores, bajo el mando del Admirante Norman Scott, interceptó a la fuerza naval nipona mientras se acercaba a la pequeña isla de Savo, cerca de Guadalcanal.

Las naves de Scott sorprendieron y atacaron a los japoneses, hundiendo 1 crucero y 1 destructor y averiando seriamente a un tercer buque. El comandante japonés Aritomo Goto fue mortalmente herido en la acción. Esto forzó a las demás naves niponas a abandonar la misión de bombardeo, aunque luego lograron abastecer parcialemente a parte de las tropas niponas en la isla. En la mañana del 12 de octubre 4 destructores nipones retornaron a asistir técnicamente al destructor que había sido seriamente dañado por los norteamericanos. Fue entonces cuando 6 caza-bombarderos estadounidenses, que habían despegado del aeródromo de la base Henderson, atacaron a los buques nipones y hundieron dos de ellos.

Aunque la victoria estadounidense en la batalla de Cabo Esperanza no tuvo mucha significancia estratégica a largo plazo, contribuyó grandemente al éxito de los marines norteamericanos en la selva de isla de Guadalcanal.