Batalla de Villers-Bocage

Thursday, April 8, 2010

La batalla de Villers-Bocage fue una batalla de la Segunda Guerra Mundial que tuvo lugar el 13 de junio de 1944, en el pueblo francés de Villers-Bocage. Fue librada entre elementos del Batallón Panzer SS 101 de las Waffen-SS y la 22ª Brigada Blindada Británica, cuando esta última unidad intentaba pasar por este pueblo francés. La batalla de Villers-Bocage se produjo a una semana del desembarco de Normandia y se la considera una parte de la batalla de Caen. El protagonista principal de este duro combate fue el as de tanque alemán Michael Wittmann, quien hizo la diferencia.

El 9 de junio unidades del 2º Ejercito Británico lanzaron un ataque de dos puntas con el objetivo de tomar por asalto a la ciudad de Caen, la cual había sido uno de los objetivos principales del Día-D que no pudo ser alcanzado por la 3ª División de Infantería Británica que había desembarcado en la Playa Sword. Aprovechando la apertura de una brecha en la línea del frente, la 22ª Brigada Blindada, perteneciente a la 7ª División Blindada Británica, avanzó a través de esta brecha, ubicada en el flanco derecho de las fuerzas británicas, hacia el pueblo de Villers-Bocage. El objetivo de esta maniobra era atacar a la División Panzer Lehr por la retaguardia.

A las 08:30 horas de la mañana del 13 de junio, la punta de lanza de la 22ª Brigada Blindada, reforzada con elementos de infantería motorizada, se adentraba en Villers-Bocage. El comandante Michael Wittmann, quien se encontraba con su tanque Tigre I en posición de avanzada en puesto de observación, se vió sorprendido por el avance de esta columna enemiga. Sin tener tiempo de agrupar a los otros blindados, Wittmann cargo inmediatamente contra los tanques y vehículos de transporte británicos. Luego de haber destruido dos tanques Sherman y un Cromwell, el Tigre de Wittmann atravesó la columna, se puso nuevamente en posición y comenzó a aniquilar a uno por uno los blindados enemigos mientras penetraba en el pueblo de Villers-Bocage. Los otros tanques alemanes del Batallón 101 llegaron al combate y comenzaron a disparar a los vehículos británicos que ya estaban en retirada.

En un lapso de solo 20 minutos, Michael Wittmann había ganado la batalla de Villers-Bocage. Unos 15 tanques y 10 vehículos de transporte de todo tipo habían sido destruido por este feroz y templado guerrero teutónico, forjado en todos los frentes de batalla. El Tigre de Wittmann fue averiado e inutilizado y tuvo que abandonar al mismo, pero había logrado que los británicos se retiraran al otro lado del río Seulles.

Batalla de Villers-Bocage: por aquí pasó Wittmann