Pages

Saturday, May 22, 2010

Revolución de Mayo de 1810

La Revolución de Mayo fue una serie de acontecimientos políticos revolucionarios que se sucedieron en Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de La Plata, en mayo de 1810, y que llevaron a la remoción del virrey y a la instalación del primer gobierno rioplatense compuesto por criollos. El detonante inmediato que desató la Revolución de Mayo fue la caída de la Junta Central de Sevilla, que gobernaba en nombre de Fernando VII, en manos de las tropas francesas. Como el monarca español había sido destronado por la Abdicación de Bayona impuesta por los franceses, la Junta de Sevilla había sido hasta el momento de la Revolución la máxima autoriadad española en la península ibérica. España se había transformado en un campo de batalla infernal donde las heroicas tropas y milicias españolas luchaban hasta la muerte contra las tropas napoleónicas que habían invadido la península. En estas circunstancias, cuando España se desangraba, los criollos deciden timidamente el día 25 de mayo de 1810 deponer al Virrey Don Baltasar Hidalgo de Cisneros y formar un gobierno local formado totalmente por criollos.

Este gobierno autóctono autoproclamado se llamaba oficialmente "Junta Provisional Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata a nombre del Señor Don Fernando VII"; es decir un gobierno propio en nombre de un monarca en cuativerio en la Francia del gran Napoleón quien parecía invencible y que había puesto en el trono de España a su hermano José, apodado Pepe Botella. Para distinguirla de los gobiernos que la sucedieron, se la conoce a la Junta Provisional Gubernativa en los libros de historia como la Primera Junta de Gobierno, la cual asumía el gobierno de las Provincias Unidas en nombre de Fernando VII. La doctrina o la excusa para tal decisión fue que, como la autoridad española, la Junta Central de Sevilla, que había nombrado a Don Baltasar Hidalgo de Cisneros en su cargo ya no existía, entonces este virrey automaticamente perdía su autoridad como tal.

Todos los miembros de este gobierno revolucionario eran criollos; es decir hijos o nietos de españoles nacidos en América. La Junta era presidida por Cornelio Saavedra, quien contaba con dos secretarios: Juan José Paso y Mariano Moreno, siendo los vocales Manuel Belgrano, Manuel Alberti, Miguel de Azcuénaga, Juan José Castelli, Domingo Matheu, y Juan Larrea.

Semana de Mayo: cronología de los acontecimientos

El 14 de mayo arribó al puerto de Buenos Aires la goleta de guerra británica HMS Mistletoe procedente de Gibraltar con periódicos del mes de enero que anunciaban la disolución de la Junta de Sevilla al ser tomada esa ciudad por los franceses, que ya dominaban casi toda la península. El Virrey Cisneros intentó ocultar las noticias estableciendo una rigurosa vigilancia en torno a la nave británica e incautando todos los periódicos que desembarcaron del barco, pero uno de ellos llegó a manos de Manuel Belgrano y de Juan José Castelli el 17 de mayo. Éstos se encargaron de difundir la noticia, que ponía en entredicho la legitimidad del virrey, nombrado por la Junta caída. Al conocer las noticias de la caída de la Junta de Sevilla, Cornelio Saavedra, jefe del Regimiento de Patricio consideró que el momento idóneo para llevar a cabo un golpe contra Cisneros había llegado. El grupo encabezado por Castelli se inclinaba por un derrocamiento del virrey a través de un cabildo abierto, mientras los militares criollos proponían deponerlo por la fuerza.

El día 18 de mayo, para intentar calmar los ánimos, Cisneros realizó una proclama en donde reafirmaba gobernar en nombre del rey Fernando VII, hablando de la delicada situación en la península. El 19 de mayo, Saavedra y Belgrano se reunieron con el alcalde de primer voto Juan José de Lezica, y Castelli con el síndico procurador, Julián de Leiva, pidiendo el apoyo del Cabildo para gestionar ante el virrey un cabildo abierto, expresando que de no concederse, lo haría por sí solo el pueblo por la fuerza. Presionados por los criollos, Cisneros autorizó la realización de un cabildo abierto para el 22 de mayo. Con la presencia de 251 invitados, este Cabildo decidió llamar a votación por la destitución o continuación del virrey. El día 23 de mayo se realiza el recuento de los votos, el cual dió como resultado 155 votos por la destitución y 69 por la continuación.

Sin embargo, el día 24 de mayo, apresuradamente se reunió otro Cabildo, y se decidió que el nuevo gobierno estaría a cargo de una junta de gobierno pero que estaría presidida por Cisneros. Cuando trascendió que el virrey seguía en el cargo, la agitación popular cundió por la Plaza Mayor (Plaza de Mayo) y los cuarteles de los Patricios. Ante la presión, el síndico del Cabildo, Julian de Leiva, aceptó la convocatoria del ayuntamiento en otra sesión del Cabildo para el día siguiente. Durante la mañana del 25 de mayo, una gran multitud comenzó a reunirse en la Plaza Mayor, actual Plaza de Mayo, liderados por los milicianos de Domingo French y Antonio Beruti. Se reclamaba la anulación de la resolución del día anterior, la renuncia definitiva del virrey Cisneros y la formación de una Junta de gobierno.

El 25 de mayo, el Cabildo se reunió a las nueve de la mañana y reclamó que la agitación popular fuese reprimida por la fuerza. Para esto se convocó a los principales comandantes, pero éstos no obedecieron las órdenes impartidas. Cisneros seguía resistiéndose a renunciar, y tras mucho esfuerzo los capitulares lograron que ratificase y formalizase los términos de su renuncia. Finalmente llegó a la sala capitular la renuncia del virrey. En esas circunstancias, un grupo encabezado por Beruti se hizo presente en la Sala de Acuerdos y dió a conocer oralmente la nómina de los ciudadanos que integrarían la nueva Junta Gubernativa. Además, una vez establecida esta última, debería enviarse una expedición de 500 hombres al interior. La nueva Junta se llamó "Junta Provisional Gubernativa a nombre del Sr. Don Fernando VII", que fue la Primera Junta de Gobierno como se conoce en los libros de historia.