El Directorio (Argentina)

Tuesday, June 8, 2010

El Directorio fue una forma de gobierno unipersonal creada por la Asamblea del Año XIII en 1814 para las Provincias Unidas del Río de la Plata. Un Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata se hacía cargo del poder ejecutivo con un mandato de dos años. A diferencia de la Primera Junta, la Junta Grande y el Triunvirato, la autoridad era ejercida por un individuo específico en lugar de un grupo.

El motivo principal que lleva a la Asamblea a la designación de un Director Supremo era la amenaza realista, a la cual había que hacerle frente tomando decisiones rápidas por medio de una sola persona. Para evitar los abusos de poder, el Directorio debía estar integrado además por un Consejo de Estado compuesto por 9 personas, y responder ante un Congreso destinado a ejercer funciones legislativas.

Gervasio Antonio de Posadas fue el primer Director Supremo, asumiendo sus funciones el 31 de enero de 1814. Fue sucedido por Carlos María de Alvear el 11 de enero de 1815. Éste último debió renunciar luego de tres meses de gobierno debido a una rebelión organizada por Ignacio Alvarez Thomas, el Cabildo de Buenos Aires y San Martín. El 21 de abril de 1815, asume como Director Supremo Alvarez Thomas, quien permanece en el cargo hasta el 16 de abril de 1816. Éste a su vez es reemplazado por Antonio Gonzalez Balcarce, pero el 9 de julio de 1816, el día de la declaración de la independencia, fue sustituido por Martín de Pueyrredón, quien se mantuvo en el Directorio tres años, hasta junio de 1819, cuando fue sucedido por José Rondeau.

Tras la renuncia de José Rondeau, debido a la derrota en la Batalla de Cepeda, asume interinamente Juan Pedro Aguirre, quien no pudo retener su cargo, por lo que el Congreso se disolvió y el Cabildo asumió el mando de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Con la disolución del Congreso se inició la llamada Anarquía del año 20. Días después designó una Junta de Representantes que tuvo como misión nombrar al nuevo gobernador. A partir de allí, con la carencia de una Constitución que regulara la organización del país, la conducción de la Provincias Unidas Del Río de la Plata fue ejercida en forma fáctica por los Gobernadores bonaerenses. Legalmente sólo se encargaban de las relaciones exteriores, pero el manejo del puerto de Buenos Aires les permitía ejercer una fuerte presión política sobre las provincias del interior.