Constitución de 1826 (Argentina)

Friday, July 2, 2010

La Constitución de 1826 fue la Constitución que el Congreso General Constituyente de 1824 había sancionado el 24 de diciembre 1826, durante la Presidencia de Bernardino Rivadavia. Esta carta magna proclamaba el sistema representativo, republicano, consolidado en unidad de régimen; es decir que también proclamaba el unitarismo como forma de gobierno. El gobierno nacional se organizaba en base al principio de división de poderes.

Para la sanción de la Constitución de 1826 fueron consultadas las provincias acerca de la forma de Estado: Jujuy, Salta y La Rioja se pronunciaron por el régimen unitario, al igual que Tucumán, pero curiosamente aclaró que quería conservar sus instituciones. Mendoza, San Juan, Santiago del Estero, Entre Ríos, Provincia de Santa Fe y Córdoba se manifestaron por el sistema federal y la rechazaron por unitaria. San Luis, Catamarca, Tarija, Corrientes y la Banda Oriental por lo que resolviese el congreso, en tanto que Buenos Aires y Misiones no opinaron.

Analisis de la Constitución de 1826

La Constitución fue sancionada el 24 de diciembre de 1826, con la aprobación de 72 diputados de las Provincias Unidas del Río de La Plata. La comisión redactora había tenido muy en cuenta la Constitución del año 1819.

El Poder Legislativo bicameral, estaba integrado por la Cámara de Representantes y la de Senadores. La primera la formaban diputados elegidos en forma directa, que duraban cuatro años en sus funciones y se renovaban cada dos; la segunda, por senadores de cada provincia elegidos en forma indirecta que duraban nueve años en sus funciones y se renovaban por tercios cada tres años.

El Poder Ejecutivo desempeñado por un Presidente, duraba cinco años y era elegido en forma indirecta por juntas provinciales.

El Poder Judicial estaba integrado por una Alta Corte de Justicia, tribunales inferiores y juzgados.

Los gobiernos de provincia estarían a cargo de gobernadores, elegidos por el presidente con acuerdo del Senado, a propuesta en terna de los Consejos de Administración; estos organismos eran elegidos por el pueblo de cada provincia.

El derecho de ciudadanía fue concedido a los hombres libres mayores de veinte años, pero quedaron privados del voto los analfabetos, los criados a sueldo, los peones y los jornaleros, hecho que motivó que el diputado Manuel Dorrego protestara enérgicamente por la limitación que se hacía hacía del derecho del sufragio al sector popular.

La Constitución de 1826, fue sancionada cuando la guerra civil se había extendido en todo el interior, fue rechazada por todas las provincias: las misiones enviadas por el Congreso ante los gobiernos de las provincias fracasaron.