Pages

Tuesday, September 28, 2010

Batalla de Pavón

La batalla de Pavón fue librada entre el ejército de la Confederación, comandado por Justo José de Urquiza, y las fuerzas de la Provincia de Buenos Aires, bajo el mando de Bartolomé Mitre, el 17 de septiembre de 1861, en las próximidades del arroyo Pavón, en sur de la Provincia de Santa Fe. El resultado de la misma fue la derrota de Urquiza, obligando al presidente Santiago Derqui a presentar su renuncia. Aunque el ejército de la República fue derrotado, el triunfo de Mitre en Pavón posibilitó la unión del país de forma permanente a través de la unión definitiva de Buenos Aires al resto de la Confederación. Luego de la dimisión de Derqui como presidente, se hizo cargo del ejecutivo temporariamente su vicepresidente Juan Estaban Pedernera. A pesar de su victoria sobre las fuerzas nacionales, Mitre mostró grandesa, respetando la Constitución Nacional a rajatabla. Al año siguiente ganó las elecciones presidenciales y asumió la presidencia de la Nación Argentina el 12 de octubre de 1862.

Antecedentes de la batalla de Pavón

Como consecuencia de los sucesos de San Juan, donde el favorito de Mitre y Sarmiento y político opositor, el Dr Antonino Aberastain había sido ejecutado por el interventor federal a esa provincia Juan Saá, gobernador de San Luis, la Provincia de Buenos Aires y la Confederación se encontraban al borde de una nueva guerra civil. La otra chispa que provocó el descontento de los dirigentes bonaerenses fue el rechazo de los diplomas de los diputados bonaerenses por el Congreso Nacional, ya que éstos no habían sido elegidos de acuerdo a la Constitución Nacional.

El 5 de julio el Congreso de la Nación sancionó una ley en la que acusaba a Buenos Aires de romper pactos amistosos anteriores en una actitud de sedición y en consecuencia, facultaba al poder ejecutivo a intervenir la Provincia de Buenos Aires a efectos de restablecer el orden legal perturbado. Debido a la eminencia de la lucha, el ex-presidente y gobernador de Entre Ríos, Justo José de Urquiza, se dedicó a organizar las tropas entrerrianas y correntinas, mientras que Mitre, gobernador de Buenos Aires, hacía lo mismo en su provincia.

La batalla

El ejército de la Confederación estaba compuesto de 17.000 hombres, de los cuales 9.000 eran de Entre Ríos y Corrientes, y 8.000 eran de las provincias de San Luis, Buenos Aires, y Córdoba. El presidente Derqui en persona había organizado el contingente cordobés. Por su parte las fuerzas de la Provincia de Buenos Aires estaban conformadas por unos 22.000 efectivos con 35 cañones de todo tipo. Las tropas bonaerenses eran superiores en número, en entrenamiento, y tenían la ventaja de la homogeneidad y, por lo tanto, mayor cohesión.

La batalla de Pavón se inició alrededor del medio día del 17 de septiembre de 1861 con una andanada de la artillería bonaerense, la que fue respondida por la artillería nacional. El encarnizado combate duró unas tres horas, durante las cuales el ala izquierda confederal bajo el mando del coronel mayor Juan Saá, compuesta en gran parte por las divisiones santafesinas y porteñas de Ricardo López Jordán, derrotó completamente a la caballería del Primer Cuerpo del ejército porteño, comandada por el general y ex presidente uruguayo Venancio Flores, persiguiéndola hasta más allá del Arroyo del Medio.

Sin embargo, el centro del ejército de la Confederación, compuesto por milicianos del interior con escaso entrenamiento militar, fue superado y obligado a retroceder por los aguerridos y bien pertrechados batallones de infantería porteños. Cuando vió que el centro de su ejército se dispersaba, Urquiza abandonó inexplicablemente el campo de batalla sin comprometer seriamente los 4.000 hombres de las divisiones entrerrianas que hasta ese momento había mantenido en reserva, y marchó a Rosario, y desde allí hacia San Lorenzo y Las Barrancas. En este punto recibió información de la victoria de su caballería, pero ya no regresó.

Después de la derrota sufrida por Urquiza en Pavón, el presidente Derqui se trasladó a la ciudad de Santa Fe, donde el 5 de noviembre de 1861 presentó su renuncia a su cargo. Mientras tanto, las fuerzas de Buenos Aires continuó su avance en territorio santafecino y el 22 de noviembre derrotaron nuevamente a efectivos federales en la Cañada de Gomez. Luego del triunfo, Mitre retornó a Buenos Aires.