Batalla de Saint-Mihiel

Sunday, September 12, 2010

La batalla de Saint-Mihiel fue una batalla de la Primera Guerra Mundial librada entre la Fuerza Expedicionaria Estadounidense y unidades de infantería del Ejército Imperial Alemán. Tuvo lugar entre el 12 y el 19 de septiembre de 1918, en las inmediaciones del pueblo de Sain-Mihiel, en las márgenes del río Mosa, Francia.

Unos 48.000 franceses formaban parte de la Fuerza Expedicionaria Estadounidense, comandada por el Gral John J Pershing, sumando un total de 598.000 hombres, agrupadas en decenas de divisiones de infantería y dos batallones de blindados, equipados con los nuevos tanques Renault Ft-17, bajo el mando del Coronel George Patton. La fuerza teutónica estaba compuesta por 10 divisiones de infantería pertenecientes al 5o Ejérctio Alemán, comandado por el Gral Georg von der Marwitz.

La batalla de Saint Mihiel fue parte de lo que se conoce como la Ofensiva de los Cien Días en el último año de la guerra, y se desató cuando el Gral Pershing lanzó un ataque sobre una saliente ocupadas por las fuerzas alemanas con el objetivo de capturar la ciudad de Metz. Fue la primera ofensiva norteamericana realizada en forma independiente de otras unidades y del alto mando aliado, bajo el mando general del Mariscal Ferdinand Foch.

Precedida por andanadas de artillería que duró varias horas, la batalla de Saint-Mihiel se inició en las primeras horas de la mañana del día 12 de septiembre de 1918 con un ataque frontal de cuatro puntas sobre la saliente de Saint-Mihiel. El ataque principal se realizó sobre el flanco sur, llevado a cabo por tres cuerpos de ejército. La saliente estaba defendida por el Destacamento C del 5o Ejército Alemán, compuesto por 10 divisiones debilitadas por falta de pertrechos y alimento. Aún antes de comenzar la batalla, dos divisiones habían sidos retiradas del área para reforzar otros sectores de las líneas defensivas alemanas. Luego de siete días de feroces combates, superados ampliamente en números y armamento, los teutones debieron abandonar sus posiciones para reforzar otras posiciones en la segunda línea. El tanque FT-17 y la artillería jugaron un papel importante para poder atravesar las barricadas de alambre de púa y las trincheras de primera línea.