Presidencia de Mitre

Thursday, September 30, 2010

La Presidencia de Mitre fue el período de gobierno constitucional de Bartolomé Mitre a cargo del poder ejecutivo nacional desde el 12 de octubre de 1862 hasta el 12 de octubre de 1868. Con la presidencia de Mitre comenzó la unión definitiva del país con la Provincia de Buenos Aires totalmente integrada a la Nación, aunque quedó pendiente la cuestión de la Capital de la República.

Antecedentes

La derrota de Rosas en la batalla de Caseros del 3 de Febrero de 1852 había allanado el camino a la organización nacional. Las provincias habían firmado dos acuerdos importantes: el protocolo de Palermo, que delegaba en Urquiza el manejo temporario de las relaciones exteriores hasta la organización definitiva del país, y el Acuerdo de San Nicolas, el cual estableció la creación del Congreso Constituyente de Santa Fe que finalmente sancionó la Constitución Nacional el 1 de mayo de 1853. Sin embargo, la Provincia de Buenos Aires no había suscripto los acuerdos ni enviado representantes al Congreso de Santa Fe, manteniendose separada del resto de la Confederación como un Estado independiente.

El problema de la Aduana de Buenos Aires y la Ley de derechos diferenciales incrementaron la tensión entre la Confederación y Buenos Aires, lo cual culminó en la batalla de Cepeda el 23 de octubre de 1859, en la que el ejército de Urquiza derrotó a las fuerzas de la Provincia de Buenos Aires, posibilitando la firma del Pacto de San José de Flores por el cual Buenos Aires ingresa a la Confederación, previa modificación de algunos artículos de la Constitución por parte de la Convención Provincial de 1860.

No obstante la jura solemne de la Constitución Nacional por parte de los legisladores y autoridades bonaerenses, los sucesos de San Juan (el favorito de Mitre y político opositor Antonino Aberastain había sido ejecutado por el interventor federal a esa provincia) y el rechazo de los diplomas de los diputados de la Provincia de Buenos Aires por parte del Congreso Nacional llevó a un nuevo enfrentamiento armado entre la Confederación y Buenos Aires. Pero esta vez fueron las fuerzas comandadas por Mitre quienes salieron victoriosas, obligando al presidente Santiago Derqui a dimitir. Sin embargo, en un gesto de grandesa, el gobernador Mitre decidió respetar la Constitución Nacional, permitiendo el normal funcionamiento del Congreso de la Nación, el cual llamó a nuevas elecciones.

Presidencia

Practicado el escrutinio, Bartolomé Mitre fue elegido Presidente constitucional de la Nación, y vicepresidente el Dr. Marcos Paz, oriundo de Tucumán. El 12 de octubre de 1862 tomaron posesión de sus cargos en la ciudad de Buenos Aires donde quedó instalada temporariamente la sede del gobierno nacional. El gabinete de Mitre quedó constituido de la siguiente manera: Dr Guillermo Rawson (ministro del interior), Dr Dalmacio Velez Sársfield (de hacienda), Dr Eduardo Costa (de justicia, culto e instrucción pública), Dr Rufino de Elizalde (de relaciones exteriores), y el Gral Andrés Gelly y Obes (de guerra y marina).

El gobierno de Mitre prestó especial atención al tema de la justicia, ya que Argentina era un país que había vivido la anarquía política y el caos jurídico y debía organizar sus instituciones como lo demandaba la Constitución Nacional. Es por ello que una de las primeras medidas de Mitre fue la organización de la Corte Suprema de Justicia, que quedó integrada por cinco miembros y un procurador. También creó juzgados federales en las provincias, cargos que fueron ocupados por ciudadanos sin compromisos políticos y honestos en el desempeños de sus funciones. El 6 de junio de 1863, el Congreso Nacional autorizó al Poder Ejecutivo por medio de una ley a nombrar comisiones para que se dedicaran a la tarea de redactar un Código Civil. Mitre designó al Dr Dalmacio Velez Sársfield para que redactara el proyecto de Código Civil. Luego de varios años de ardua tarea, el Código Civil fue finalmente aprobado en 1869, bajo el gobierno de Sarmiento.

En cuanto a las relaciones exteriores, España finalmente reconoció la independencia argentina, gracias a las importantes gestiones previas de Juan Bautista Alberdi.

Cuando Mitre inició su gobierno, las finanzas acusaban un marcado déficit, no sólo en el interior del país, sino también en Buenos Aires. Una importante medida fue la reorganización del banco de la provincia y el control de la emisión monetaria para evitar la pérdida de su valor adquisitivo. Una medida muy importante fue la nacionalización de la Aduana del puerto de Buenos Aires, medida que permitió solventar gran parte de los gastos generales y disminuir la deuda. Por iniciativa de Vélez Sársfield se concedieron franquicias al comercio con el exterior y en esta forma se elevaron los ingresos.

También se derogó la legislación mercantil del período hispánico y se aprobó el Código de Comercio, que fue obra de los doctores Eduardo Acevedo y Vélez Sársfield. En julio de 1866 abrió sus puertas la Sociedad Rural Argentina, organismo que favoreció el desarrollo ecónomico del país. Durante la presidencia de Mitre las vías de comunicaciones recibieron gran impulso, especialmente los ferrocarriles que contaron con el apoyo de capitales británicos.

El gobierno de Mitre también dió un gran impulso a la educación. El Poder Ejecutivo Nacional asignó a las provincias subsidios para la fundación de escuelas y en Buenos Aires se creó el Consejo de Instrucción Pública. La Universidad bajo el rectorado de Juan María Gutiérrez mejoró su plan de estudio y lo adaptó a los adelantos de la época.

En lo interno, Bartolomé Mitre debió afrontar serios problemas como los alzamientos de caudillos en el interior, viejos resabios de un pasado caótico. Llevados por intereses mezquinos y muy personales, estos mandamases autoritarios desafiaron al gobierno federal, levantándose en armas contra la Nación. El más importante fue el levantamiento de el caudillo riojano Angel Vicente Peñaloza, conocido como el "Chacho". Afortunadamente su movimiento anárquico en contra de las autoridades nacionales fue aplastado, para el bien general de la Nación.