Pages

Tuesday, October 26, 2010

Presidencia de Avellaneda

La Presidencia de Avellaneda abarca el período 1874 - 1880, sucediendo a la de Sarmiento, quien entregó el mando el 12 de octubre de 1874. Nicolás Avellaneda integró su ministerio con destacadas figuras de la época: Simón de Iriondo (Interior), Santiago Cortinez (Hacienda), Onésimo Leguizamón (Justicia e Instrucción Pública), Félix Frías (Relaciones Exteriores), y Adolfo Alsina (Guerra y Marina). Sin embargo, por causas políticas, Avellaneda debió reorganizar su gabinete durante el transcurso de su presidencia; Bernardo de Irigoyen reemplazó a Féliz Frías en la cartera de Relaciones Exteriores, y Julio A Roca a Adolfo Alsina como ministro de Guerra Y Marina.

OBRA DE GOBIERNO

Política económica y administrativa

Cuando Nicolás Avellaneda asumió la presidencia, el país soportaba una aguda crisis económica debido a la guerra contra el Paraguay, a los caudillos anárquicos de las provincias que se levantaban contra la Constitución, provocando conflictos armados internos, y a las epidemias, entre ellas fiebre amarilla que brotó durante la Presidencia de Sarmiento. Era necesario amortizar un empréstito contraído tiempo atrás con Inglaterra, pero las exportaciones habían disminuido y los gastos del país excedían a los ingresos, lo que provocaba un déficit. No obstante ello, Avellaneda dispuso cumplir con los compromisos contraídos con el extranjero y aplicó drásticas medidas económicas que lograron reducir el déficit de caja, reduciendo el presupuesto a 22.000.000 de pesos.

La grave crisis no tardó en ser dominada y el intercambio comercial comenzó a señalar saldos favorables. Se amplió la superficie cultivada de trigo, aumentando su producción y su exportación, que se incrementó junto a la de maíz. La ganadería también recibió un gran impulso. Debido al sistema creado por el ingeniero francés Carlos Tellier, se exportó a Europa en 1876 las primeras reses vacunas conservadas a cero grado. Los ferrocarriles extendieron sus líneas; en 1880 llegó a Tucumán la primera línea férrea: la trocha ancha que unía esta provincia norteña con la ciudad de Buenos Aires y que hoy lleva el nombre de Ferrocarril Mitre. Avellaneda, como lo había hecho Sarmiento, fomentó la inmigración europea, no por preferencial racial, sino por que el europeo representaba mano de obra capacitada que ayudaría al desarrollo del país y culturalmente educados para respetar las normas y leyes de una nación jurídicamente organizada en torno a un Estado basado en una Constitución.

Política interna

Avellaneda dispuso seguir una política de pacificación interna, pero era evidente que existía una enconada tirantez con el partido opositor (nacionalista) que encabezaba Bartolomé Mitre, quien sin abandonar su posición revolucionaria, había resuelto la abstención cívica para alejarse de los problemas de interés público. En mayo de 1877, el presidente expuso ante el Congreso su política conciliadora y anunció la amnistía para los cabecillas de la revolución de 1874. Este acercamiento fue aceptado por el General Mitre, quien dispuso declinar toda actitud de violencia. Sin embargo, una fracción del partido autonomista, encabezada por Aristóbulo del Valle y Leandro N Alem, no aceptó la conciliación y se pronunció en contra.

Los partidos conciliados presentaron para las elecciones provinciales bonaerenses la fórmula Carlos Tejedor-José María Moreno, que se impuso en las elecciones de 1878 sobre la fórmula integrada por Aristóbulo del Valle-Leandro Alem.

Desde tiempo atrás, debido a que las autoridades federales aun no tenían una ciudad de residencia legal y para una mejor administración del puerto y Aduana, Avellaneda había sostenido la necesidad de convertir a la ciudad de Buenos Aires en la capital de la Nación. Aunque un proyecto de ley anterior había sido rechazado por el Senado, el 21 de septiembre de 1880, el Congreso finalmente aprobó la Ley 1029, que federalizaba a la ciudad de Buenos Aires, cambiando su estatus jurídico, de ser capital de la Provincia de Buenos Aires pasó a ser capital de la Nación Argentina. Esto se logró luego de que el Ejército Nacional sofocarara el levantamiento armado de Buenos Aires conducido por Carlos Tejedor, quien debió renunciar a su cargo luego de ser derrotado. Este levantamiento armado bonaerense se lo conoce como Revolución de 1880.

Otra logro importantísimo de la Presidencia de Avellaneda fue la Segunda Campaña del Desierto, comandada por su Ministro de Guerra y Marina, el Gral Julio A Roca, entre 1878 y 1879. Esta campaña militar logró incorporar al territorio de la República Argentina una superficie de casi 1 millón de km cuadrado de superficie, que incluye la mitad de lo que hoy es la Pcia de Buenos Aires, y las provincias de Rio Negro, Neuquen, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. La pacificación de estos territorios no solamente permitió al inmigrante asentarse y trabajar la tierra, sino que posibilitó que cartógrafos e ingenieros, como el explorador Francisco P Moreno, conocido como el Perito Moreno, trazaran mapas de toda estas regiones. Ésto favoreció a la Argentina en el Tratado de Límites de 1881 entre Argentina y Chile.