Pages

Monday, October 25, 2010

Segunda Campaña del Desierto

La Segunda Campaña del Desierto (1878-1879) fue una campaña militar contra los pueblos tehuelche, mapuche y ranquel, comandada por el General Julio Argentino Roca, durante la Presidencia de Avellaneda. El objetivo principal era poner fin a los constantes ataques de malones contra las poblaciones de la Provincia de Buenos Aires. Estos aborígenes robaban el ganado y mataban a los hombres, tomando cautivas a las mujeres quienes morían en cautiverio, por lo general estaqueadas en el sol. El segundo objetivo era dar seguridad a las nuevas colonias agrícolas, para que sus pobladores inmigrantes pudieran cultivar la tierra y criar ganado, asegurando de esta manera una continuidad económica.

Luego de la muerte Adolfo Alsina en 1877, el general Julio Argentino Roca fue nombrado nuevo ministro de Guerra y Marina, iniciando una nueva campaña del desierto, pero esta vez a gran escala, ya que la única solución contra la amenaza de los indígenas era a través de una guerra total. Para llevar a cabo el plan de batalla, el 4 de octubre de 1878, el Congreso Nacional sancionó la ley N° 947, que destinaba un presupuesto de 1.700.000 pesos para el cumplimiento de la ley de 1867 que ordenaba llevar la frontera hasta los ríos Negro, Neuquén y Agrio.

Mientras tanto, los jefes de sectores de fronteras realizaron diversas operaciones durante el año 1878 y comienzos de 1879, para preparar la ofensiva. A finales de 1878, comenzó la primera ola para asegurar la zona entre la zanja de Alsina y el río Negro a través de ataques sistemáticos y continuos a los establecimientos de los indígenas. El coronel Nicolás Levalle y luego el teniente coronel Freire atacaron a Manuel Namuncurá, mientras que el coronel Lorenzo Vintter tomaba prisionero a Juan José Catriel con más de 500 guerreros y Pincén fue capturado cerca de Laguna Malal. Estos caciques fueron confinados en la isla Martín García. Luego el ranquel Epumer fue capturado en Leuvucó por el capitán Ambrosio. Otras acciones fueron dirigidas por el mayor Camilo García, el teniente coronel Teodoro García, el coronel Rudecindo Roca, el coronel Nelson, el mayor Germán Sosa, el coronel Eduardo Racedo, el teniente coronel Rufino Ortega y el teniente coronel Benito Herrero.

Por ley del 11 de octubre de 1878 se creó la Gobernación de la Patagonia al mando del coronel Álvaro Barros y con jurisdicción en todos los territorios fuera de las provincias hasta el cabo de Hornos. Con 6.000 soldados en cinco divisiones (entre ellos 820 indígenas aliados), en abril de 1879 comenzó la segunda ola, que alcanzó la isla de Choele Choel en dos meses, la cual fue entregada pacíficamente por los indígenas locales. Desde otros puntos, las compañías del sur hicieron su camino hacia el río Negro y el río Neuquén, el tributario septentrional del río Negro. Juntos, ambos ríos marcaban la frontera natural desde los Andes hasta el Atlántico.

Se construyeron muchos establecimientos en la cuenca de estos dos ríos, así como también en el río Colorado. La primera división, al mando del general Roca, partió de Carhué el 29 de abril de 1879 con 1.900 soldados y 105 indígenas, y el 24 de mayo entraron en la isla de Choele-Choel. En junio Roca regresó a Buenos Aires, quedando al mando el coronel Conrado Villegas.

La segunda división, al mando del coronel Nicolás Levalle, partió de Carhué con 325 soldados y 125 indígenas del cacique Tripailao. Avanzó hacia Traru-Lauquen en La Pampa y enfrentó a Namuncurá. La tercera división, al mando de Eduardo Racedo, partió de Villa Mercedes hacia Potahue con 1.350 soldados, entre ellos indígenas ranqueles de los caciques Cuyapán y Simón. Persiguió al cacique Baigorrita. No se logró su captura, pero sí la de 500 de sus indígenas.

La cuarta división, al mando de Napoleón Uriburu, partió desde San Rafael el 21 de abril rumbo a la confluencia de los ríos Limay y Neuquén. Mató en Chos Malal al cacique ranquel Peyeumán. En río Agrio capturaron al cacique Painé con 60 de sus guerreros y luego lograron matar al cacique Baigorrita. Sus acciones obtuvieron un saldo de 1.000 indígenas muertos y 700 prisioneros.  La quinta división, al mando del teniente coronel Hilario Lagos, partió de Trenque Lauquen, y en Curu-Pichi-Cajuel el teniente coronel Godoy mató al capitanejo Lemumier y su hijo. Esta columna capturó a 629 prisioneros.

De acuerdo con la Memoria del Departamento de Guerra y Marina de 1879, se tomaron prisioneros 5 caciques principales y uno fue muerto (Baigorrita), 1.271 indígenas de lanza prisioneros, 1.313 indios de lanza muertos, 10.513 indios de chusma prisioneros y 1.049 indios reducidos.