Pages

Tuesday, November 30, 2010

Claudio (Emperador Romano)

Claudio (10 aC-54 dC) fue el cuarto emperador romano de la dinastía Julio-Claudia. Sucedió en el trono de Roma a su sobrino Calígula en el año 41, gobernando hasta su asesinato por envenenamiento acontecido en el año 54. Claudio nació en el año 10 a. de Cristo, en Lugdunum, en la Galia, en la actual Francia, siendo el primer emperador romano que nació fuera de la Península Itálica.

El nombre completo del cuarto emperador del Imperio Romano era Tiberio Claudio César Augusto Germánico. Sus padres fueron Nerón Claudio Druso, cuestor y pretor, hermano de Tiberio, y Antonia, hija de Marco Antonio y Octavia, quien a su vez era hermana de Octavio Augusto. Tuvo dos hermanos mayores, Germánico y Livila. Su padre Druso murió cuando Claudio tenía apenas un año. Durante su niñez, el futuro emperador mostró debilidades y defectos físicos: no caminaba bien, tenía una tendencia a cojear, se babeaba y tartamudeaba cuando quería hablar. Su madre Antonia se refería a él como un monstruo, y le utilizaba como ejemplo de estupidez. Augusto lo relegó a un puesto secundario en el cargo sacerdotal. Claudio quedó bajo el cuidado de un antiguo conductor de mulas para que le mantuviese bajo una cierta disciplina, partiendo de la lógica de que su condición se debía a la vaguería y a la falta de espíritu.

De esta manera, Claudio permaneció apartado del poder por sus deficiencias físicas, cojera y tartamudez, hasta que su sobrino Calígula, tras convertirse en emperador, lo nombró cónsul y senador. Su poca actuación en el terreno político que representaba su familia le sirvió para sobrevivir en las distintas conjuras que provocaron la caída de Tiberio y Calígula. En este último complot, los miembros de la guardia pretoriana que asesinaron a su sobrino lo encontraron tras una cortina, donde se había escondido creyendo que lo iban a matar. Tras la muerte de Calígula, Claudio era el único hombre adulto de su familia. Este motivo, junto a su aparente debilidad y su inexperiencia política, hicieron que la guardia pretoriana lo proclamara emperador, pensando tal vez que sería un títere fácil de controlar.

A pesar de su falta de experiencia política y que lo considerasen tonto y padeciera complejos de inferioridad por causa de burlas desde su niñez y estigmatizado por su propia madre, Claudio fue un brillante estudiante, gobernante y estratega militar, además de ser querido por el pueblo y ser el hombre más poderoso del mundo conocido. Su gobierno fue de gran prosperidad en la administración y en el terreno militar. Durante su reinado, las fronteras del Imperio romano se expandieron, produciéndose la conquista de Britania. El emperador se tomó un interés personal en el Derecho, presidiendo juicios públicos y llegando a promulgar veinte edictos al día. Debido a que era visto como un personaje débil y vulnerable, Claudio se vio obligado a defender constantemente su posición descubriendo sediciones, lo que se tradujo en la muerte de muchos senadores romanos.

Gobierno de Claudio

Durante el reinado de Claudio el imperio atravesó su periodo de mayor expansión tras la época de Augusto. Se anexaron por distintos motivos las provincias de Tracia, Nórico, Panfilia, Licia y Judea. La anexión de Mauritania había comenzado bajo el gobierno de Calígula, y se completó con la derrota de las fuerzas rebeldes y la división en dos provincias imperiales de lo que antes era un único reino cliente de Roma. Sin embargo, la nueva conquista de mayor importancia fue la de Britania. En los inicios de su reinado, al llegar al trono, Claudio se dio cuenta de que carecía de conexiones en el ejército romano, por lo que, casi de forma inmediata, planeó la invasión de Britania (actual Gran Bretaña). Esta se inició en el año 43. Claudio mandó al general Aulo Plaucio al mando de cuatro legiones tras la llamada de auxilio de una tribu aliada. Britania era un objetivo muy atractivo para Roma debido a sus riquezas naturales, principalmente en la minería y como fuente de esclavos.

Claudio demostró ser un administrador capaz y un gran promotor de obras públicas. Durante los trece años de su gobierno, el Imperio romano asistió a la construcción de numerosas obras públicas, tanto en la capital como en las provincias. Construyó dos acueductos: el Aqua Claudia, que había comenzado Calígula, y el Anio Novus. Éstos llegaron a la ciudad en el año 52 y se unieron con la famosa Porta Maggiore. También restauró un tercero, el Aqua Virgo. Claudio se preocupó especialmente del transporte. Construyó canales y carreteras por toda Italia y por las provincias. De todos los canales que construyó es necesario destacar el que construyó desde el río Rin hasta el mar, y en cuanto a las carreteras o vías, fue muy importante la carretera entre Italia y Germania, ambas comenzadas por su padre, Druso.

Muerte de Claudio

Claudio fue asesinado mediante el envenenamiento, posiblemente utilizando setas, y que murió en las primeras horas del día 13 de octubre de 54. Casi todos los historiadores implican a su última esposa, Agripina, como instigadora. Es probable que fuera Agripina en forma personal quien lo envenenara para facilitar a su propio hijo, Nerón, la ascensión al trono imperial. Agripina y Claudio se habían ido enfrentando cada vez más en los meses anteriores a su muerte. Esto llevó a un momento en el que Claudio comenzó a lamentarse abiertamente de su mala elección de esposas, y comenzó a hacer comentarios sobre la cercanía de Británico a la mayoría de edad, pensando en que ocupase su lugar en la familia real. Agripina tenía, por tanto, motivos para asegurarse el ascenso de Nerón al trono, antes de que Británico pudiese ganar poder.