Pages

Friday, November 5, 2010

Presidencia de Evaristo Uriburu

José Evaristo Uriburu asumió la Presidencia de la Nación luego de que el Senado aceptara la renuncia de Luis Saenz Peña el 23 de enero de 1895, completando de este modo el mandato de éste último hasta 1898. Uriburu restableció la autoridad presidencial desprestigiada por las insurrecciones llevadas a cabo por los miembros de la Unión Cívica Radical. Consiguió la anhelada pacificación de la República por medio de un proyecto de anmistía general, que fue aprobado por ambas cámaras del Congreso.

José Evaristo Uriburu integró su ministerio con miembros del roquismo, pertenecientes al Partido Autonomista Nacional, y del mitrismo de la Unión Cívica Nacional. Consecuente con la acción moderada del gobierno, el partido Radical finalmente participó en los debates parlamentarios pero desde una posición rígida sin concensuar ideas y a menudo sin dar cuorum.

Durante la Presidencia de Evaristo Uriburu cesó la crisis económica y financiera, la balanza comercial exterior arrojó un saldo favorable, y en el mes de mayo de 1895 se efectuó el segundo censo nacional, cuyas cifras indicaron una población de 4 millones de habitantes. En materia educativa fueron inaugurados los edificios de la Facultad de Medicina y del Museo de Bellas Artes. En 1898 abrió sus puertas la primera escuela industrial, bajo la dirección del ingeniero Otto Krause.

En el ámbito militar, Uriburu dispuso aumentar los efectivos y mejorar el poder combativo de las fuerzas armadas. Por decreto del mes de marzo de 1896 se convocó la primera conscripción de ciudadanos de 20 años, la que se formalizaría tres años más tarde con la Ley del Servicio Militar Obligatorio durante la segunda presidencia de Roca. Con respecto a la flota, fueron incorporados algunos buques de guerra, como así también la fragata-escuela Sarmiento. En las proximidades de Bahía Blanca comenzó a eregirse una base naval.

José Evaristo Uriburu, oriundo de Salta, fue tío del General José Felix Uriburu, quien derrocaría a Hipólito Yrigoyen en 1930.