Agripina la Menor

Friday, December 3, 2010

Agripina la Menor fue la madre Nerón y esposa del Emperador Claudio. Además era hija mayor de Germánico y Agripina la Mayor, quien era a su vez bisnieta de Marco Antonio y Octavia, la hermana de Augusto. También fue hermana de Calígula. Agripina la Menor nació en Oppidum Ubiorum, en la Germania, en el año 15 d de C. A los 13 años de edad, se casó por primera vez con el cónsul romano Ahenobarbo, con quién tuvo a Lucio Domicio Ahenobarbo, conocido como Nerón.

Cuando su hermano Calígula fue coronado emperador, Agripina la Menor, junto a sus hermanas Julia Drusila y Julia Livila, recibió varios privilegios y honores. Fue nombrada sacerdotisa vestal y se acuñaron monedas con la imagen de ella y sus hermanas. También tenían la libertad de presenciar los juegos públicos desde la parte privilegiada del estadio. Se cree que aún estando casada con Ahenobarbo, Agripina Minor mantuvo relaciones sexuales con su hermano, al igual que hacían sus hermanas. Sin embargo, los privilegios de los que disfrutaba Agripina empezaron a desaparecer tras la muerte de la hermana preferida de Calígula, Drusila. Tras este acontecimiento, el emperador empezó a sufrir una enfermedad mental que provocó que Agripina perdiera el favor de su hermano.

Agripina la Menor quería continuar con los privilegios que ahora su hermano no le ofrecía. Fue por ello por lo que su amante Getulio Léntulo, su hermana pequeña Livila y el cuñado viudo Lépido se unieron al plan. Calígula descubrió el complot a tiempo y ordenó la muerte de Lépido y el exilio, previo juicio, de sus dos hermanas. Separada de su hijo, el cual se quedó en Roma al cuidado de su tía paterna, Agripina inició su exilio con la humillación pública de transportar las cenizas de uno de sus amantes. Fue así como puso rumbo a la isla de Pontia.

En el año 41, Agripina la Menor se casó por tercera a los 34 años de edad con el emperador Claudio. Además, aconsejó a su hijo que se casara con su nueva hermanastra, Octavia. Una vez obtenido el título de emperatriz y Augusta, la primera después de Livia, y de haber obtenido honores y privilegios extraordinarios, Agripina convenció a su marido de que adoptara como heredero a Nerón, hijo de ella, en vez de al hijo biológico de él. Una vez conseguido su propósito, algunos historiadores de la antiguedad escribieron que Agripina había ordenado que envenenaran a su marido con hongos.

A los 16 años Nerón fue nombrado emperador, y Agripina utilizó a su hijo para gobernar Roma. Suetonio explica que Nerón soportaba cada vez menos a su madre, amenazándola con abdicar y exiliarse a Rodas. La llegada de Popea Sabina a la corte imperial como pareja de su hijo fue el final de Agripina. Popea no tardó en darse cuenta de que su futura suegra influía sobre su hijo para satisfacer sus necesidades. Sabiendo que no era bien recibida por ella, Popea convenció a Nerón para que matara a su madre. El emperador acusó a su madre de ser miembro de una conjuración ficticia y fue ejecutada en el año 59.