Domiciano

Thursday, December 9, 2010

Domiciano fue el 11vo emperador del Imperio Romano y el último de la dinastía Flavia. Sucedió a su hermano mayor, Tito, reinando desde el 81 hasta su muerte en el año 96. Nació en Roma en el año 51. Su nombre completo era Tito Flavio Domiciano. Era el tercer hijo del emperador Vespasiano y Domitilla la Mayor.

La juventud y los inicios de la carrera política de Domiciano transcurrieron a la sombra de su hermano Tito, que alcanzó considerable renombre militar durante las campañas en Germania y Judea de los años 60. Dicha situación se mantuvo durante el reinado de su padre Vespasiano, coronado emperador el 21 de diciembre de 69, tras un largo año de guerras civiles conocido como el Año de los Cuatro Emperadores. Al tiempo que su hermano gozó de poderes semejantes a los de su padre, él fue recompensado con honores nominales que no implicaban responsabilidad alguna. A la muerte de su padre el 23 de junio de 79, Tito le sucedió pacíficamente, pero su corto reinado finalizó abrupta e inesperadamente a su muerte por enfermedad, acaecida el 13 de septiembre de 81. Al día siguiente Domiciano fue proclamado emperador por la Guardia Pretoriana; su reinado, que duraría quince años, sería el más largo desde el de Tiberio.

Gobierno

Domiciano se embarcarcó en una serie de ambiciosos proyectos económicos, militares y culturales destinados a restablecer la gloria que experimentó el Imperio durante el reinado del emperador César Augusto, señaló el camino hacia una nueva época de prosperidad imperial dirigida por el gobierno de los Cinco Buenos Emperadores. A parte de sus revolucionarios proyectos, también estaba determinado a gobernar el Imperio concienzuda y escrupulosamente; de este modo se implicó personalmente en todas las ramas de la administración imperial. Los edictos publicados durante su reinado afectaban a los aspectos más íntimos de la vida privada de los romanos, mientras que los impuestos, las leyes y la moral pública se aplicaron de manera rigurosa. Según Suetonio, la burocracia imperial jamás se desempeñó de manera tan eficiente como durante su periodo como emperador. Entre los ejemplos de celo por el control gubernamental en las provincias se encuentra el proceso contra el procónsul Baebius Massa, gobernador de la provincia Bética, quien según Plinio el Joven, fue acusado de concusión durante el reinado de Domiciano.

Durante su reinado de Domiciano se erigieron o completaron más de cincuenta nuevas estructuras número sólo superado por los construidos bajo la administración de Augusto. Entre estas nuevas edificaciones destacan un odeón, un estadio, un imponente palacio construido por el maestro arquitecto Rabirio, amplió la red cluacal, construyó sistemas de riego y un acueducto. También hizo restaurar el Templo de Júpiter. Completó el Templo de Vespasiano y Tito, el Arco de Tito y el Anfiteatro Flavio, a la cual añadió un cuarto nivel y el acabado de la zona interior en las que se sentaba el público.

A su ascenso al trono, Domiciano revalorizó la moneda al aumentar en un 12% el contenido de plata presente en el denario. No obstante, una crisis en 85 forzó la devaluación de la divisa, que alcanzó el nivel establecido por Nerón en 65. Aun así, su valor se conservó por encima del nivel mantenido durante los reinados de Vespasiano y Tito, y la estricta política fiscal de Domiciano aseguró que dicho estándar se sostuviese los siguientes once años. Las monedas acuñadas durante su reinado manifiestan un considerable grado de calidad, incluyendo una meticulosa atención a la hora de citar los títulos del emperador y un gran cuidado en los retratos integrados en el reverso de dichas monedas, que constituían refinadas obras de arte.

Domiciano murió asesinado en el año 96 a consecuencia de una conspiración palaciega urdida por una serie de oficiales de la corte.