Primera Guerra Judía

Tuesday, December 7, 2010

La Primera Guerra Judía fue la primera de las tres principales rebeliones de los judíos de la provincia de Judea contra el Imperio romano, conocidas como guerras judeo-romanas. Esta primera rebelión de los judios estalló en el año 66, durante el gobierno del Emperador Nerón y fue sofocada siete años después, en el 73 d.C., durante el reinado de Vespasiano. La segunda tuvo lugar de el 115 al 117, y la tercera, la Rebelión de Bar Kojba, desde el 132 hasta el 135, bajo el reinado de Adriano. La Primera Guerra Judía comenzó en el 66 a causa de las tensiones religiosas entre griegos y judíos. Terminó cuando las legiones romanas, comandadas por Tito Flavio, sitiaron Jerusalén en el 70; luego de tres años de intensa y feroz lucha, los romanos lograron, a un gran costo, demoler las principales fortalezas judías, especialmente Masada, en el año 73.

Resumen de la Primera Guerra Judía

En el año 66, Vespasiano, el futuro emperador, fue designado para conducir la guerra contra los rebeldes judíos de Judea, que amenazaba el bienestar de las provincias romanas del este. Esta rebelión había conducido al asesinato del anterior gobernador y había hecho huir a Cayo Licinio Muciano, gobernador de Siria, cuando éste trató de restaurar el orden en la zona. Dos legiones, con ocho escuadrones de caballería y 10 cohortes auxiliares, fueron enviados a la provincia bajo el mando de Vespasiano, además de las tropas que formaban la guarnición. Su hijo mayor, Tito Flavio Vespasiano, sirvió como su ayudante personal. Durante el conflicto, muchos miles de judíos murieron en los intensos combates. También varias ciudades fueron destruidas por el Ejército Romano, que finalmente restableció satisfactoriamente el control sobre Judea. La guerra fue finalizada por el hijo de Vespasiano, Tito Flavio, quien  sirvió un tiempo como procurador general de Judea y los judíos lo recuerdan como un funcionario justo y honorable a pesar de ser su general enemigo.