Invasiones bárbaras

Saturday, January 29, 2011

Se conoce como invasiones bárbaras al establecimiento pacífico o bélico de pueblos germánicos, eslavos y mongólicos en el Imperio Romano de Occidente entre los siglos IV y V. Como se vió anteriormente, la Crisis del Siglo III marca la decadencia del Imperio. Las fronteras, debilmente protegidas, debido a la anarquía militar en la puja por el poder, estaban amenazadas por poderosas federaciones de tribus germánicas y eslavas a quienes los romanos llamaban bárbaras porque no hablaban el latin ni el griego. La mayor parte de los pueblos bárbaros que invadieron el Imperio eran germanos, que eran de raza aria o indoeuropea y que procedían de Asia. Luego de abandonar el nomadismo estas tribus se establecieron en la parte norte y central de Europa donde adoptaron las costumbres sedentarias (cría de ganado, agricultura).

Las invasiones bárbaras ofreció dos modalidades: 1) una penetración pacífica y lenta; 2) irrupción violenta y bélica, provocando las grandes invasiones generalizadas y la caida del Imperio Romano de Occidente. A mediados del Siglo IV, los hunos, pastores de raza mongólica, comenzaron a extenderse sobre Europa Oriental. Procedían de las etepas del Asia Central y, cuando atravesaron los montes Urales, obligaron a los germanos a desplazarse sobre el Imperio Romano, primero en forma pacífica en busca de mayor seguridad, dado que los hunos tenían gran superioridad númerica y la ventaja de tener ejércitos montados y no infantería. El 80 % de las tribus germánicas luchaban a pie por carecer de suficiente ganado caballar.

Los visigodos, quienes se habían establecido en las costas del mar Negro, fueron los primeros en sentir el empuje de los hunos. A las órdenes de su jefe Alarico, cruzaron el Danubio en el año 376 y se instalaron en los Balcanes, cerca de Constantinopla. Dos años después vencieron al emperador Valente en la batalla de Andrinópolis. Sin embargo, el sucesor Teodosio el Grande logró someterlos y los hizo sus aliados a cambio de un tributo anual. Los visigodos permanecieron algunos años custodiando las fronteras del Imperio Romano de Oriente, pero a la muerte de Teodosio en el año 395, se alzaron en armas y, luego de asolar Grecia y Macedonia, se dirigieron hacia Italia. Alarico se estableció temporalmente en Iliria, y desde allí se dispuso a atacar el Imperio Romano de Occidente, gobernado en ese entonces por el emperador Honorio. La defensa estuvo a cargo de Estilicón, hábil general de origen vándalo, quien logró contenerlos por algun tiempo.

Sin embargo en el año 408, el emperador Honorio mandó a asesinar a Estilicón, creyéndolo conspirador. Entonces, en el año 410, el visigodo Alarico reanudó los ataques contra el Imperio, puso sitio a Roma y se apoderó de la ciudad que durante tres dias fue terriblemente saqueada. Meses despues, Alarico murió y fue reemplazado por Ataúlfo, quien después de pactar con Honorio, partió con sus fuerzas para Hispania (España) a fin de expulsar a los vándalos que también habían invadido parte del Imperio Romano en el año 405, junto con los suevos, alanos y burgundios, pero que no había podido invadir Roma gracias a Estilicón.

Los vándalos, juntos con los suevos y burgundios, había arrasado la Galia y penetrado en España. Ante la presión de los visigodos, los vándalos cruzaron el estrecho de Gibraltar y asolaron las costas de África y construyeron una poderosa flota con la que consiguieron el dominio del Mediterráneo Occidental. En el año 455, al mando de su jefe Genserico, los vándalos invadieron Italia desde el norte de África y se lanzaron sobre Roma, la que fue saqueada durante quince días en forma tan despiadada que la palabra vandalismo quedó en lo sucesivo como expresión de brutalidad y barbarie. Los vándalos se retiraron llevándose casi todos los objetos artísticos y más de 60.000 romanos cautivos, entre los que se encontraban la Emperatriz Eudoxia y sus hijas.

Entre los pueblos germánicos que se establecieron en la Galia, figura el de los francos, los cuales no constituían un Estado, sino una confederación de tribus entre las que podemos citar la de los Ripuarios, establecidos a la orilla del bajo Rin, los Salios en la region del río Mosa, y los Sicambrios. Los francos no habian participado de la gran invasión de los vándalos, suevos y burgundio del año 405, sino que fueron contratados por los romanos para defender las fronteras sobre el Rin. Más tarde se instalaron en el norte de la Galia.

Mapa de las Invasiones Bárbaras