Pages

Thursday, February 10, 2011

Los germanos

La mayor parte de los pueblos bárbaros que invadieron el Imperio Romano eran germanos, pueblos de raza indoeuropea que procedían originariamente del Asia Central. Luego de abandonar el nomadismo se establecieron entre los siglos IX y VI antes de Cristo en la parte norte y central de Europa, donde adoptaron las costumbres sedentarias. Los germanos eran físicamente altos, tez blanca, ojos azules, cabello rubio. Eran valientes y audaces en el combate, respetuosos y fieles a la autoridad de su jefe, además muy individualistas y amantes de la libertad. Vivían en chozas de madera y paja, dispersas en el campo ya que no poseían ciudades. Los Germanos también eran hospitalarios y gustaban comer mucho y embriagarse. La guerra constituía para los germanos la ocupación más digna y en ella participaban los hombres y a veces también sus mujeres. Las mujeres desempeñaban un papel importante en las sociedades germánicas.

El rasgo más definitorio de los germanos era la lengua, ya que el concepto es ante todo etnolingüístico. No obstante, aunque las lenguas germanas antiguas eran cercanas entre sí, los germanos de época histórica no hablaban la misma variante, sino variedades diferentes derivadas del proto-germánico. Además de la lengua existían otros rasgos ampliamente difundidos y extendidos entre todos los pueblos germánicos. Todos se regían por un sistema electivo de gobierno gobernados por un jefe (Chief o Hauptling), quien era elegido por una asamblea de guerreros por un periodo limitado. Esta asamblea de guerreros o jefes de tribus administraba la justicia, pactaba la paz o declaraba la guerra. No poseían un código legislativo, por lo que se regían por el derecho consuetudinario, es decir que no tenían leyes escritas en un sistema de código sino que eran leyes basadas en las costumbres de su cultura.

La organización en cuanto al poder era bastante simple. La clase de los nobles, que tenían acceso a los puestos de mando (asamblea de guerreros, mandos militares) y podían ser nombrados reyes de su tribu. Los hombres libres, quienes formaban parte del ejército, practicaban la caza y otras actividades cotidianas. Los esclavos, quienes debían trabajar las tierras y obedecer a un amo.

Entre los pueblos germánicos más numerosos y/o extendidos cultural y geográficamente podemos citar a las siguientes pueblos: 1) godos, los cuales se dividieron en dos ramas: ostrogodos (godos del este) y visigodos (godos del oeste), los cuales invadieron las Galias y España; 2) los francos, que constituían una confederación que comprendían los francos salios, ripuarios, sicambrios, etc; 3) vándalos, constituidos por dos ramas principales, los aslingos y silingos, que también invadieron España; 4) sajones, que habitaban el norte de Alemania y gran parte de ellos invadieron en el siglo V Britannia (actual inglaterra); 5) los anglos, del sur de la península de Jutlandia desde donde invadieron también Britannia; 6) lombardos, del este de Europa invadieron Italia; 7) los jutos, del norte de la actual Alemania; 8) vikingos, de la península escandinava; etc.

Sociedad de los germanos

Entre los germanos la familia fue la base de la organización social. Constituida bajo el sistema patriarcal, el hombre era el jefe de la misma. A diferencia de los pueblos de oriente, el matrimonio era monogámico, y si bien el marido compraba a la esposa, la mujer gozaba de gran respeto y consideración. Ésta cuidaba la casa, los campos y la hacienda. Además muchas fueron sacerdotisas y adivinas; otras participaban de la guerra junto a su marido o hermanos. Entre los germanos había tres clases sociales: la nobleza, constituida por los jefes; los hombres libres, que formaban la massa de la población y gozaban de todos los derechos; los siervos, que no tenían independencia y se encargaban de los trabajos pesados.

Religion

Los germanos eran politeistas paganos y muy superticiosos. Adoraban a las fuerzas de la naturaleza las que fueron representadas con figura humana. Odin, también conocido como Wotan, era el padre de todo los dioses, señor de la guerra y protector de los valientes en el combate. Su hijo Donar, también conocido como Tor, era el dios del trueno, y del rayo y llevaba siempre un martillo de guerra; era el dios más popular. Tyr, dios de la guerra. Freya, diosa de la juventud y el amor. Todos los dioses germánicos moraban en el Walhalla, la morada de los dioses. Los guerreros humanos muertos en el campo de batalla también podían habitar el Walhalla.