Mahoma (surgimiento del islam)

Thursday, February 17, 2011

A partir del siglo VII, las tribus árabes en la península arábiga sufrieron una profunda transformación religiosa, en la mayoría de los casos por la fuerza, convirtiéndose del politeísmo a un nuevo monoteísmo fundado por Mahoma basado en la violencia, ya que uno de los fundamentos principales de ésta nueva religión era la "guerra santa"; un musulman alcanza la salvación eterna matando a un infiel (cristiano, judío, gentil). Es este fundamento religioso del islam que desencadenó varias olas de conquistas y usurpación de territorios, destruyendo la identidad cultural de muchos pueblos, más de tres siglos antes de la primera cruzada cristiana, extendiendo su dominio religioso desde Paquistán hasta la península Ibérica. Fue la invasión musulmana a tierra santa cristiana y judia que provocó tres siglos después las cruzadas.

Mahoma nació en La Meca alrededor del año 570. Pertenecía a la tribu de los coreicitas, que tenía la misión de custodiar el santuario de la Kaaba, el cual era el recinto sagrado de los árabes cuando éstos eran aún politeístas. Siendo muy niño conoció la orfandad, el abandono y la pobreza, por lo que se hizo pastor y más tarde camellero. De esta manera realizó largos viajes con las caravanas de mercaderes, visitando pueblos cristianos y judíos, cuyas religiones monoteístas influenciaron sobre él. A los veinticinco años, Mahoma contrajo matrimonio con una viuda adinerada llamada Kadija, lo que le permitió abandonar sus ocupaciones y dedicarse a la meditación. Extremadamente retraído, apartado de los demás y de personalidad perturbada, un día, mientras meditaba en la cima del monte Hira, creyó oir la voz del Arcángel Gabriel que le instaba a difundir su doctrina.

En los primeros tiempos, Mahoma logró pocos adeptos y muchos enemigos, en especial la tribu coreicita, a la que perjudicaba sus prédicas vehementes. Durante algunos años, Mahoma resistió las burlas, pero en el año 622 fue expulsado de La Meca o debió huir de allí. Con unos ochenta seguidores se refugió en Yatreb, ciudad que desde entonces se llamó Medina, que significa ciudad del profeta. Medina era también el lugar donde vivían varias tribus judías. Mahoma esperaba que estas tribus lo reconocieran como profeta, lo cual no ocurrió. Algunos académicos afirman que Mahoma abandonó la esperanza de ser reconocido como profeta por los judíos, y, por tanto, inició una persecución brutal contra las comunidades de pastores judíos, matando a todo aquel que no se convirtiese a la nueva religión.

Resuelto a imponer sus creencias por medio de la fuerza, Mahoma se transformó en un predicador guerrero, y después de organizar un ejército de fanáticos, inició la guerra santa; primero contra los infieles de la Meca, a quienes derrotó en la batalla de Badr en el año 624. Luego de organizar un nuevo Estado basado en el islam, se expandió hacia el norte de la península arábiga. Durante algún tiempo combatió contra las tribus judías y príncipes bizantinos establecidos en Siria, conquistándo los territorios que hasta esos momentos eran cristianos y judíos. De esta manera, más de tres siglos antes de la primera cruzada cristiana, los musulmanes conquistaron los actuales territorios de Libano, Siria, Jordania, etc., extendiendo sus conquista durante el siglo VII y primera mitad del siglo VIII a todo el norte de Africa y hacia el este todo los territorios asíaticos de los actuales países de Irak, Iran (antigua Persia) y Paquistán. En el año 711 invadieron España, salvo la porción noroeste de la península Ibérica donde los cristianos, liderados por el godo Don Pelayo iniciaron en el año 718 la resistencia y reconquista, derrotándolos en la batalla de Covadonga. En el año 732, los musulmanes intentaron invadir toda Europa, atravesando los Pirinéos. Sin embargo, el ejército islámico fue masacrado por los Francos (tribu germánica) al mando de Carlos Martel en la batalla de Poitiers.