Pages

Monday, March 14, 2011

División del Imperio Carolingio

La división del Imperio Carolingio tuvo lugar luego de la muerte de Ludovico Pío, cuando los hijos de éste, Carlos el Calvo, Luis el Germánico y Lotario I, firmaron el Tratado de Verdún en 843 que puso fin a la guerra entre estos tres hermanos. Por éste tratado, los hijos de Ludovico acordaron dividir y repartirse el Imperio en tres partes. Carlos se quedó con los territorios occidentales del Imperio (actual Francia), Lotario con la parte central, y Luis con los territorios ubicados al este (actual Alemania). Varias causas influyeron en la división del Imperio de Carlomagno y su gradual decadencia. La gran extensión de esos dominios y la falta de comunicaciones conspiraron contra la unidad y favorecieron el aislamiento de pueblos de razas e idiomas diferentes. Con el tiempo los reyes carolingios perdieron autoridad y en cada una de las regiones en que fue dividido el Imperio se hicieron sentir elementos disgregadores acaudillados por los condes deseosos de una total autonomía.

Antecedentes

A la muerte de Carlomagno en el año 814, el gran Imperio creado por éste fue gobernado por su hijo Ludovico Pío, hombre culto, pero débil de caracter y sin condiciones para el mando. Debió luchar contra sus tres hijos, Luis, Lotario y Carlos, quienes exigieron la división anticipada del Imperio, provocando guerras internas. A la muerte de Ludovico en el año 840, la lucha por el poder entre sus hijos se hizo más encarnizada. El mayor, Lotario, pretendió ocupar el trono imperial, pero sus dos hermanos Luis y Carlos se unieron y lo derrotaron en la sangrienta batalla de Fontenoy en el 841. Luego del triunfo, los dos hermanos se juraron fidelidad en Estrasburgo, Alsacia. Como Lotario no contaba con las fuerzas suficientes como para continuar con la guerra contra sus dos hermanos menores, le propuso a ellos la paz, la cual se concretó con el Tratado de Verdún en 843, por el cual la división del Imperio Carolingio fue inevitable.