Batalla de Castillon

Thursday, April 28, 2011

La batalla de Castillon tuvo lugar el 17 de julio de 1453, cerca de Castillon, Francia. En la misma se enfrentaron el ejército inglés, comandado por John Talbot de Shrewsbury, y el ejército francés, reforzado con fuerzas bretonas. La batalla de Castillon fue la última batalla de la Guerra de los Cien Años, siendo el resultado de la misma un triunfo de las armas francesas.

Antecedentes

Luego de que los franceses tamaron Burdeos en 1451, la Guerra de los Cien Años parecía llegar a su fin. Sin embargo, luego de tres siglos de gobierno inglés, los habitantes de Burdeos se consideraban súbditos de la corona inglesa y enviaron mensajes al rey inglés Enrique VI suplicándole que recupere la provincia capturada por los franceses. Como resultado de las misivas enviadas al monarca, en octubre de 1452, John Talbot, Conde de Shrewsbury, desembarcó cerca de Burdeos con unos 6.000 hombres, quienes junto a la población local expulsaron a los franceses. Como consecuencia de ello, el monarca francés, Carlos VII, reunió una gran ejército de unos 10.000 hombres.

En la primavera del año siguiente, 1453, Carlos VII avanzó hacia Burdeos, dividiendo a su fuerza en tres cuerpos distintos que efectuaron la marcha de aproximación desde tres direcciones diferentes: desde el noreste, este y sudeste. El propio rey comandaba la reserva de retaguardia. Mientras tanto, Juan Bureau, comandante del ejército galo, ordenó a su ejército oriental que pusiera sitio a la cercana ciudad de Castillon (hoy Castillion-la-Bataille), sobre la orilla del río Dordoña, obligando a Talbot a abandonar su plan original, que consistía en hacerse fuerte en Burdeos y resistir allí un asedio.

Resumen de la batalla de Castillon

En la madrugada del 16 de julio de 1453, Talbot partió de Burdeos y se dirigió hacia Castillón, comandando una fuerza de 6.000 soldados ingleses apoyados por 3.000 mil gascones. Con este último grupo se desplazaba su artillería. Talbot llegó cerca del campamento enemigo al amanecer del día siguiente, 17 de julio de 1453. Los jinetes ingleses vadearon el Lidoire unos 600 metros al oeste del campamento francés. Las fuerzas anglogasconas no avanzaron contra el enemigo directamente desde el oeste, sino que rodearon el campamento.

El comandante inglés hizo desmontar a sus hombres y asaltar las defensas. Los cañones franceses abrieron fuego. La matanza fue espantosa, a pesar de lo cual muchos ingleses y gascones consiguieron llegar hasta la empalizada del campamento francés y montarse sobre el parapeto. En varias partes del frente la lucha degeneró en combates cuerpo a cuerpo. En ese momento la fuerza principal inglesa llegó al campo de batalla. Aunque el fuego era mortífero, los ingleses consiguieron combatir casi una hora, más o menos hasta que llegó el mediodía. En ese momento, Talbot observó que sus soldados de infantería comenzaban a retroceder. Lo que sucedía es que por el flanco derecho se aproximaba una gran fuerza de caballería enviada por el duque de Bretaña.

Los arqueros franceses, que se habían refugiado detrás de la empalizada después de haber sido derrotados en el bosque temprano por la mañana, salieron ahora al exterior y lanzaron una nube de flechas contra los ingleses que se veían obligados a luchar en dos frentes: estaban atrapados entre los franceses adelante y los bretones por el flanco. Atrapados entre dos grandes fuerzas, los ingleses debieron abrirse y retirarse, siendo perseguidos de inmediato. John Talbot fue muerto cuando emprendía la retirada. La derrota de Talbot dejó toda la zona de Guyenne sin un sólo ejército inglés capaz de defenderla. Las ciudades gasconas se rindieron una tras otra a la artillería francesa y, cuando Burdeos volvió a rendirse ante Carlos VII, la parte militar de la Guerra de los Cien Años había, de hecho, concluido.