Caballeros Teutónicos

Saturday, April 2, 2011

La Orden de los Caballeros Teutónicos fue una orden religioso-militar fundada en el año 1190 en Palestina durante la Tercera Cruzada. Fue creada durante el sitio a la fortaleza de San Juan de Acre por nobles guerreros alemanes, quienes habían formado parte del ejército de Federico I Barbarroja que se había muerto ahogado cruzando un río. cuando se la fundó la Orden de los Teutones fue solamente una organización caritativa que ayudaba a los peregrinos cristianos, pero luego fue reorganizada como orden militar dos años más tarde, obteniendo el reconocimiento oficial del papa Inocencio III como tal en 1198. La Orden estaba comandada por un Gran Maestre.

En 1220 los Caballeros Teutónicos establecen su cuartel general en la fortaleza de Monfort, Palestina, que se convirtió en la sede de los "Gran Maestre" de la Orden Teutónica en 1229. Allí, los Teutones germánicos lucharon ferozmente contra los constantes ataques de los islámicos, que generalmente los superaban ampliamente en numéricamente. Sin embargo, escasos en número y sin poder recibir refuerzos ni suministros, los Caballeros Teutónicos se vieron obligados abandonar Jerusalen en 1291 ante una nueva ola invasora musulmana. Los Caballeros de la Orden Teutónica se trasladaron a Transilvania (donde construyeron el Castillo de Bran) hasta su expulsión en 1325 por el rey Andrés II de Hungría.

Luego de luchar ferozmente y derrotar a gran parte de los prusianos en el mar Báltico, los Teutones se establecieron definitivamente en Prusia creando un Estado de la Orden Teutónica independiente, desde el que lanzaron campañas contra el Reino de Polonia, el Ducado de Lituania y contra otros pueblos no cristianizados, proceso que se conoció como las Cruzadas Bálticas. El Emperador Federico II Hohenstaufen otorgó a los teutones todos los privilegios de los príncipes del Imperio, como el derecho de soberanía sobre los territorios conquistados. A finales del siglo XIV, la orden alcanzó el apogeo de su poder gracias a una potente economía urbana, que les permitía contratar mercenarios procedentes de toda Europa para incrementar sus levas feudales, así como convertirse en una potencia naval en el mar Báltico. Al producirse en Europa la Reforma Protestante, la Orden se convirtió al Luteranismo por medio de su Gran Maestre Alberto I de Prusia, quien renunció y se convirtió al luteranismo para ser Duque de Prusia.