Conquista normanda de Inglaterra

Saturday, April 9, 2011

La conquista normanda de Inglaterra se inició en el año 1066, con el desembarco en el sur de ese país de Guillermo el Conquistador, duque de Normandía, al frente de un ejército de unos ocho mil hombres. La conquista se afianzaría luego de su victoria sobre el rey sajón Haroldo en la batalla de Hastings, que tuvo lugar el 14 de octubre de ese año. El jefe normando fue coronado rey con el nombre de Guillermo I, quien impuso la autoridad de la nueva dinastía normanda y repartió las tierras entre sus oficiales y soldados.

Antecedentes

En el siglo V, los sajones y los anglos se establecieron en Inglaterra y unieron sus siete reinos en una confederación llamada Heptarquía Anglosajona. La debilidad de los monarcas favoreció la invasión de los vikingos daneses que se radicaron en la islas británicas. El primer rey danés de Inglaterra fue Canuto el Grande (1017-1035), quien también gobernaba Dinamarca, Suecia y Noruega. Este monarca trató bien a sus súbditos, eliminó los rencores entre vencedores y vencidos y logró fusionar a los anglosajones con los daneses.

Cuando murieron los hijos de Canuto, los anglosajones recuperaron nuevamente el poder, al ocupar el trono Eduardo III, el Confesor (1041-1066), quien era muy inclinado a las costumbres francesas, pues había residido muchos años en Normandía. A su muerte, los anglosajones coronaron a Haroldo, pero Guillermo, duque de Normandía, que contaba con el apoyo del Pontífice Alejandro II, reclamó el trono de Inglaterra. El jefe normando alegaba que su primo Eduardo el Confesor, quien no tenía sucesores, le había prometido el trono en el transcurso de un viaje efectuado anteriormente a Inglaterra. El pretendiente normando consultó al Papa quien le dió la razón y excomulgó a Haroldo.

Conquista

Gullermo, el Conquistador, con la ayuda de su medio hermano Odo de Bayeux, equipó una poderosa flota de unas 600 naves y luego de desembarcar en el sur de Inglaterra, derrotó en la batalla de Hastings el 14 de octubre de 1066 al rey sajón Haroldo, quien pereció en la batalla. Luego de la victoria, el jefe normando marchó a Londres donde fue reconocido rey con el nombre de Guillermo I. Guillermo aplastó cualquier resistencia hasta llegar a Londres, donde se coronó rey de Inglaterra el día de Navidad de 1066 en la Abadía de Westminster. La mayoría de los reyes ingleses y luego británicos han continuado esta tradición.

Durante los nueve años siguientes, Inglaterra, especialmente en el norte y centro, fue devastada por las guerras entre los normandos de Guillermo y los sajones, apoyados esta vez por los daneses, los que habían sido sus enemigos. Finalmente, luego de feroces combates, el ahora rey Guillermo I completó la conquista de Inglaterra, haciendose con el control absoluto del reino e introduciendo numerosas reformas en las islas, a imagen y semejanza de las que imperaban por entonces en Francia.

El nuevo soberano impuso un régimen feudal de carácter militar, y previno hábilmente cualquier sublevación, dividiendo el territorio en unos setenta mil pequeños feudos, sujetos a su autoridad. Guillermo reunió una asamblea en la ciudad de Salisbury y en ella se hizo jurar fidelidad por todos los señores y vasallos en el año 1086. También ordenó un inventario de bienes y rentas que fue registrado en un pergamino llamado Domesday Book, algunos de cuyos fragmentos se conservan. Los feudos carecían de independencia porque estaban agrupados en grandes condados gobernados por un sheriff, funcionario que respondía al rey.