Enrique III y los Estatutos de Oxford

Monday, April 18, 2011

Enrique III (1207-1272) fue un monarca inglés que sucedió a su padre Juan Sin Tierra en el año 1216, gobernando hasta 1272. Los barones y caballeros ingleses lo obligaron a firmar en 1259 un documento político conocido como Estatutos de Oxford.

Enrique III no cumplió las disposiciones de la Carta Magna, y gravó a los ingleses con numerosos impuestos para sostener sus fracasadas luchas contra Francia. Los barones se hicieron eco del descontento popular y acaudillados por Simón de Montfort obligaron al monarca a firmar un nuevo compromiso, los Estatutos o Providencias de Oxford en 1259. En el mismo se establecía que el Consejo del Reino, llamado Parlamento, debía reunirse como mínimo tres veces durante el año. Sus integrantes designaban a los barones que constituían el Consejo Privado del Rey, los que a su vez asesoraban al monarca.

De tal manera, Inglaterra se transformó de hecho en una monarquía dirigida por la nobleza, cuyo principal personaje no fue el rey, sino el caballero de Montfort, que dominaba todos los resortes del gobierno. Sin embargo Enrique III tampoco respetó las disposiciones de los Estatutos de Oxford y entonces Montford derrotó al rey en la batalla de Lewes en 1264 y lo tomó prisionero. El vencedor convocó en 1265 a una asamblea, la que puede ser considerada el primer parlamento inglés, pues además de los barones y del clero, concurrieron dos burgueses por ciudad y dos caballeros por condado.

A pesar de la convocatoria del Parlamento, Montford contó con pocas simpatías, situación que aprovechó el principe Eduardo, hijo del rey cautivo, para organizar un ejército y derrotarlo en la batalla de Evesham. Sin embargo, Enrique III, una vez restablecido en el trono, no se atrevió a suprimir los derechos conquistados por los señores. Cuando le sucedió su hijo Eduardo en 1272, éste dió un paso más para asegurar las libertades públicas cuando estableció que el rey debía consultar al Parlamento cada vez que la situación lo requiriera. Posteriormente tuvieron representantes todas las clases sociales y entonces surgieron las dos cámaras del Parlamento inglés: la Cámara de los Lores, integrada por los señores y obispos, y la Cámara de los Comunes, por los caballeros y burgueses.