Juan I Sin Tierra

Saturday, April 16, 2011

Juan I Sin Tierra (1166-1216) sucedió a su hermano Ricardo I Corazón de León en el trono de Inglaterra luego de la muerte de este en el año 1199, reinando hasta octubre de 1216. Perteneció a la dinastía Plantagenet iniciada por su padre Enrique II. Juan nació en el Palacio de Beaumont, Oxford, el 24 de diciembre de 1166; fue el quinto hijo varón del rey Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania. Su madre fue encarcelada en 1173 cuando Juan solo tenía siete años.

Por ser el hermano menor, Juan no esperaba heredar. Sin embargo, desde muy joven intrigó para perjudicar a su hermano mayor Ricardo y ser nombrado heredero del trono. Pero no ocurrió así, ya que su hermano Ricardo, el preferido de su madre Leonor, logró suceder a su padre en el trono a su muerte en julio de 1189. Juan Sin Tierra se convirtió en un hombre hipócrita y calculador. Durante la ausencia de su hermano Ricardo, que había partido a la Tercera Cruzada entre 1190 y 1194, Juan intentó derrocar a Guillermo Longchamp, obispo de Ely y designado como regente por Ricardo.

Cuando Ricardo murió en 1199, Juan no ganó inmediatamente el reconocimiento de todos como rey. Alguien con mayores derechos, su sobrino Arturo I, duque de Bretaña, fue reconocido por algunos, ya que Ricardo lo había nombrado su heredero antes de morir. Arturo luchó contra su tío por el trono, con el apoyo del rey Felipe II de Francia. Sin embargo las fuerzas de Juan derrotaron a su sobrino y pudo proclamarse soberano indiscutido.

Enemigo del rey de Francia, Felipe Augusto, Juan I fue a su vez derrotado en la batalla de Bouvines en el año 1214 y en consecuencia perdió las poseciones de Normandía y Anjou. Par el colmo de desgracia, Juan Sin Tierra fue excomulgado por el Pontífice Inocencio III, pues no aceptó el candidato de la Santa Sede para el cargo de arzobispo de Canterbury. Luego se humilló ante el Papa y se declaró su vasallo.

El pueblo de Inglaterra se sublevó contra Juan I y una poderosa coalición de civiles y eclesiáticos se apoderó de Londres el 24 de mayo de 1215. Sólo siete caballeros permanecieron fieles a Juan, quien fue obligado por los amotinados a jurar el 15 de junio la Carta Magna, o conjunto de disposiciones que aseguraban las libertades fundamentales y ratificaban muchos privilegios, que ya gozaban la nobleza feudal y la Iglesia en Inglaterra.

A la muerte de Juan en 1216, le sucedió su hijo Enrique, que ciñó la corona como Enrique III.