Enrique VIII de Inglaterra

Sunday, May 15, 2011

Enrique VIII (1491-1547) fue rey de Inglaterra desde 1509 hasta 1547. Fue el segundo monarca de la dinastía Tudor iniciada por su padre Enrique VII a quién sucedió en el trono. A parte de sus seis matrimonios, Enrique VIII es conocido por su participación en la separación de la Iglesia de Inglaterra de la Iglesia Católica Apostólica Romana, promulgando varias actas de separación. También disolvió los monasterios, y produjo la unión de Inglaterra con Gales.

Enrique VIII nació en el Palacio de Placentia, Londres, Inglaterra, el 28 de junio de 1491. Sus padres fueron Enrique VII e Isabel de York, quien fuera la hija de Eduardo IV. Si bien Enrique VIII fue un músico completo, escritor y poeta, también fue un ávido apostador y jugador de dados. En su juventud practicó, deportes como justas, caza y royal tennis. Como su padre quería la alianza marital entre España e Inglaterra, organizó el casamiento de Enrique con Catalina de Aragón, hija del rey español Fernando II de Aragón.

Luego de la muerte de su padre en 1509, Enrique VIII ascendió al trono. Con su coronación, Enrique VIII debió enfrentarse a las problemáticas consecuencias de los impuestos nobiliarios establecidos por Richard Empson y Edmund Dudley, miembros del gabinete de su padre. Hizo detener a ambos en la Torre de Londres, y posteriormente ordenó decapitarlos. El primer embarazo de la reina Catalina terminó en un aborto en 1510. Luego dio a luz a su hijo, Enrique, el 1 de enero de 1511, pero el bebé sólo vivió hasta el 22 de febrero de ese mismo año. En 1516 la reina Catalina dio a luz a una niña, María. Sin embargo, en 1526, cuando estuvo claro que la reina Catalina no podría tener más niños, Enrique comenzó a perseguir a la hermana de María Bolena, Ana.

La motivación principal de Enrique para divorciarse de Catalina fue su deseo de tener un heredero varón. Enrique apeló directamente a la Santa Sede. Envió a su secretario William Knight a Roma para argüir que la Bula de Julio II había sido obtenida mediante engaños, y era en consecuencia nula. Además, pedía al papa Clemente VII que le otorgase una dispensa para permitirle desposar a cualquier mujer, incluso en el primer grado de afinidad. Esta dispensa era necesaria, ya que Enrique había previamente tenido relaciones con la hermana de Ana Bolena, María. Como Clemente VII no estaba de acuerdo en anular el matrimonio, Enrique VIII rompió los lasos con la Iglesia de Roma y en 1533 se casó con Ana Bolena. El Papa respondió a estos acontecimientos excomulgando a Enrique VIII en julio de 1533. Siguió una considerable agitación religiosa. Urgido por Thomas Cromwell, el parlamento aprobó varias leyes que sellaron la brecha con Roma en la primavera de 1534.

En 1536, la reina Ana comenzó a perder el favor de Enrique. Después del nacimiento de la princesa Isabel, Ana tuvo dos embarazos que terminaron en aborto o muerte del niño. Mientras tanto, Enrique empezaba a prestar atención a otra doncella de su corte, Juana Seymour. Enrique hizo arrestar a Ana, bajo cargos de usar brujería para convertirlo en su esposo, de tener relaciones adúlteras con cinco hombres, de incesto con su hermano Jorge Bolena, vizconde de Rochford, de injuriar al Rey y conspirar para asesinarlo, con el agravante de traición. Los cargos eran enteramente fabricados. Ana fue condenada a la pena de muerte. En 1536, a los pocos días de la ejecución de Ana, Enrique se casó con Juana Seymour, con quien finalmente pudo tener un hijo varón y descendiente, el futuro Eduardo VI. Sin embargo, Juana Seymour muere de una infección post-natal a los pocos días. Enrique VIII se casó tres veces más: en 1540 con Ana de Cleves, de quien se divorció al poco tiempo pero no fue procesada; en 1540 con Catalina Howard, pero también fue decapitada en 1542 acusada de traición y adulterio; en 1543 con Catalina Parr, de quien no se divorció.